4 anfiteatros romanos todavía en uso


Hace dos mil años, cuando los emperadores romanos poderosos gobernaban sobre una parte significativa del mundo, construyeron teatros complejos de ocio llamados anfiteatros. Estos eran grandes, circulares u ovales, al aire libre, con asientos elevados, y en ellos se organizaban eventos como combates entre gladiadores, carreras, ejecuciones… cualquier cosa para mantener a la población entretenida.

Cualquier ciudad con unos pocos de miles de habitantes tenía su propio anfiteatro hecho de piedra, en todo el Imperio Romano, desde Siria a España, y desde Inglaterra a Túnez. Los anfiteatros romanos más grandes tenían capacidad para albergar hasta 22.000 personas, mientras que el famoso Coliseo de Roma, el anfiteatro más grande del mundo, llegó a tener una capacidad para 50.000 ciudadanos.

Alrededor de 230 anfiteatros se han encontrado a lo largo y ancho del Imperio Romano. Muchos de ellos están todavía en pie en diferentes estados de conservación, y algunos de ellos se celebran todavía eventos regulares como conciertos de música.

Verona Arena


Construido en el siglo I, el Verona Arena (Arena de Verona), situado en Piazza Bra, en Verona, Italia, es una de las estructuras mejor conservadas. Como en todos los anfiteatros, Verona Arena celebró muchas luchas de gladiadores famosos y cacerías de animales exóticos feroces. Hoy en día, sus gran acústica y una ubicación única, hacen del Verona Arena el lugar ideal para representaciones de ópera que atraen a cientos de miles de visitantes cada año a la ciudad.

El Arena de Verona mide 140 metros de longitud y 11 de ancho. La fachada exterior original tenía 3 pisos de arcos que fueron casi completamente destruidos en un terremoto en el siglo XII, dejando únicamente el anillo exterior con dos pisos de arcos. Está todo construido en piedra blanca y rosa. El anfiteatro tiene 64 entradas y una capacidad para 30.000 personas.

El primer intento de recuperar la actividad en la arena del anfiteatro fue en el Renacimiento, llevando algunas representaciones de ópera más tarde, durante la década de 1.850. Luego, en 1.930, con motivo del 100 aniversario del nacimiento del compositor Giuseppe Verdi, se inauguró el festival de ópera de Verona, dando cabida a 22.000 personas por cada representación. El Arena también ha sido sede de varios conciertos de rock y pop que vieron actuaciones como Pink Floyd, Alicia Keys, Deep Purple o Whitney Houston entre otros.

Pula Arena


El Pula Arena (Anfiteatro de Pula) se encuentra en Pula, Croacia. Construido entre los años 86 y 27 antes de Cristo, se sitúa entre los seis anfiteatros más grandes que aun perduran en el planeta.

La estructura tiene una longitud de 132 metros y un ancho de 105 metros, contando con una capacidad para 23.000 espectadores. Debido a que la estructura está construida en pendiente, solo una parte de la pared exterior cuenta con tres pisos, teniendo dos el resto.

Dentro del Anfiteatro de Pula se llevaron a cabo principalmente luchas de gladiadores. Pero no fue hasta el año 681 cuando los combates entre condenados a muerte y animales salvajes se prohibieron. Para entonces, la población local ya había comenzado a saquear el anfiteatro, llevándose las piedras de la estructura. Este saqueo fue detenido por el patriarca Auileaia en el siglo XIII. En la Edad Media, se utilizó el interior del Anfiteatro de Pula para el pastoreo, torneos ocasionales de los Caballeros de Malta y ferias medievales.

En el año 1.932, el anfiteatro fue adaptado para el teatro moderno, ceremonias militares y reuniones públicas. Hoy en día, con una capacidad de 5.000 personas, alberga conciertos y festivales de cine, e incluso llegó a celebrarse en él dos partidos de hockey profesional.

Anfiteatro de Arlés


El Anfiteatro de Arlés es un anfiteatro romano de dos niveles ubicado en la localidad francesa de Arles. Construido en el año 90 después de Cristo, fue capaz de acoger a más de 20.000 espectadores, y fue levantado para proporcionar entretenimiento en forma de carreras de carros y sangrientas batallas cuerpo a cuerpo. Hoy en día, atrae a grandes multitudes para ver corridas de toros, así como obras de teatro y conciertos en verano.

En anfiteatro mide 136 metros de largo y 109 de ancho, contando con terrazas en dos niveles, gradas, un sistema de galerías, sistemas de drenajes y escaleras para una rápida evacuación. En sus entrañas se llevaron a cabo batallas de gladiadores durante más de cuatro siglos. Después de la caída del Imperio, en el siglo V, el anfiteatro se convirtió en un refugio para la población y se transformó en una fortaleza con cuatro torres. Más de 200 casas fueron construidas dentro, convirtiendo la estructura en una verdadera ciudad, con una plaza pública en el centro de la arena, además de dos capillas. Así continuó hasta el siglo XVIII.

Entre los años 1.826 y 1.830, se destruyeron las casas para limpiar el lugar y para reconstruir el anfiteatro. Recibió sus primeras corridas de toros en el año 1.830, y a día de hoy sigue exhibiendo este evento.

Arena de Nimes


El Arena de Nimes se encuentra en la ciudad francesa de Nimes. La fachada externa tiene una altura de 21 metros y está decorada con 121 arcos divididos en dos niveles. El interior, es un área elíptica de 133 metros de largo y 101 de ancho, contando con 34 filas de asientos con el apoyo de una construcción abovedada. En los viejos tiempos, tenía una capacidad para 24.000 espectadores, pero hoy alberga a no más de 16.000.

Construido alrededor del año 70 después de Cristo, solía albergar luchas de gladiadores y cacerías de animales. Tras la caída del Imperio Rromano, el Arena de Nimes comenzó a desempeñar un papel militar y se transformó en una especie de refugio de emergencia para la población de la ciudad en caso de ataque.

En el siglo XII, se convirtió en la sede del vizcondado de Nimes y en el hogar de un castillo. En el siglo XVIII, fue una ciudad en pleno derecho con su propia población, albergando a 700 ciudadanos entre sus muros. Fue solo en el año 1.786 cuando el Arena de Nimes comenzó a ser restaurado. Finalmente, se remodeló en 1.863 para servir como plaza de toros. Hoy en día, este anfiteatro constituye uno de los principales lugares turísticos de Nimes.