Los antiguos acueductos del desierto de Nazca


Salpicando el paisaje a través de los valles secos del sur de Perú, cerca de la ciudad de Nazca, una zona famosa por las misteriosas líneas de Nazca, se encuentran grandes agujeros en espiral, rodeados de rocas que conducen a una red subterránea de antiguos acueductos. Estos acueductos forman parte de un sofisticado sistema hidráulico que contiene trincheras, túneles y pozos (conocidos colectivamente como puquios) que llevan agua de los acuíferos subterráneos hasta la superficie, para uso doméstico y agrícola. A pesar de su edad todavía se discute acerca de sus orígenes, ya que se cree que los puquios pudieron haber sido construidos por las mismas personas que crearon los geoglifos de Nazca. Muchos de estos puquios todavía son utilizados por los habitantes del valle.

La parte más visible del sistema son los agujeros en espiral, en forma de embudo. En la superficie de la tierra, la apertura de los agujeros puede ser tan amplia como 15 metros de anchura. En la parte inferior, tienen aproximadamente un metro o dos de ancho. Además de proporcionar acceso al agua, también sirven como entradas a los túneles de limpieza y mantenimiento, una tarea que continúa hasta el día de hoy.

El extremo inferior de los sistemas de los puquio consisten en zanjas abiertas que emergen de los túneles y permiten el acceso público al agua para beber, bañarse y lavar la ropa, así como un medio para canalizar agua para fines agrícolas. Estas zanjas o acueductos están en forma de V, y, a menudo revestidos con piedras para evitar que el suelo se colapse. Algunas de estas trincheras tienen un ancho de 10 metros en la parte superior, y hasta un kilómetro de longitud. Muchas de las zanjas abiertas sirven como pozos y como puntos de distribución.

La existencia y el propósito de estos acueductos han sido conocidos por los arqueólogos durante mucho tiempo, pero su edad ha sido un misterio. Debido a que estos pozos fueron hechos de los mismos materiales que el terreno circundante, es imposible conocer una fecha exacta.

Los puquios aparecieron por primera vez en los textos históricos en 1.605, en los escritos de un cura católico español, algo que llevó a algunos a creer que estos acueductos y pozos fueron construidos por los españoles. Sin embargo, no hay evidencia de textos en español para apoyar esta toría. Algunos arqueólogos creen que los acueductos fueron construidos por los pueblos precolombinos alrededor del año 540 después de Cristo en respuesta a dos sequías prolongadas durante aquellos tiempos, pero tampoco hay evidencias históricas para apoyar esto. No hay ninguna mención en la historia de su construcción, ya sea con presencia o sin presencia española.

Los acueductos quizás podrían ser tan antiguos como 3.000 años o tan recientes como 1.250 años.





Autor