El autobus elevado de China ya es una realidad


China ha dado a conocer un futurista transporte que es capaz de pasar por encima de los coches cuando están atascados, algo que es muy habitual en las ciudades del país. Cuando un vídeo de la maqueta llegó a Internet a finales de mayo de este año, causó una gran expectación. Pero lo que por aquel entonces era únicamente un concepto, se ha convertido en realidad en tan solo dos meses.

El prototipo se ha implementado en las calles de la ciudad nororiental de Qinhuangdao, a unos 300 kilómetros al este de Pekín, corriendo a lo largo de una franja de 300 metros de longitud.

El autobús elevado se extiende por el ancho de dos carriles de circulación y se mueve a lo largo de dos vías en las que se alcanzan velocidades de hasta 60 kilómetros por hora. La altura total del bus es de aproximadamente 4,8 metros, mientras que la distancia abierta por debajo de él son aproximadamente 2 metros, lo que permite el paso de los coches cómodamente. El autobús elevado no solo puede evitar la congestión del tráfico, sino también reducirla, ya que muchos de los atascos son causados ​​por los autobuses regulares de carga y descarga de las paradas de autobús.

Según Song Youzhou, jefe de máquinas del proyecto, estos nuevos transportes podrían reemplazar 40 autobuses convencionales. Por otra parte, hasta cuatro autobuses elevados podrían ser unidos entre sí para crear una especie de tranvía.



La infraestructura del bus se estima en un coste alrededor de unos 74,5 millones de dólares
, que es una décima parte del coste de la construcción del metro. Un autobús en sí tiene un coste de 4,5 millones de dólares, o aproximadamente, un dieciseisavo del precio de un metro. El autobús elevado también podrá moverse de forma mucho más rápida, en comparación con un tren subterráneo, ya que la infraestructura de apoyo es relativamente simple.

Hay que decir que esta idea no es nueva. Fue propuesta originalmente en 1.969 por dos arquitectos americanos como un concepto de transporte público llamado “The Bos-Wash Landliner” para cubrir la ruta entre Boston y Nueva York.


Concepto del “The Bos-Wash Landliner”.

El Bos-Wash Landliner era un concepto mucho más futurista, con una velocidad de 250 kilómetros por hora. La idea fue demasiado fantástica y demasiado irreal para ser desarrollada en la vida real, por lo que se quedó simplemente en eso, una idea.





Autor

Quiza tambien le interese

0 Comments

Todavia sin comentarios!

Puede ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario