La batalla del pino solitario y su recuerdo


Muchos monumentos de guerra en Australia tienen pinos que crecen en sus jardines. Estos árboles son llamados “Lone Pines” (pinos solitarios), y su ascendencia se remonta a un solo árbol de pino que se encontraba en una de las batallas más sangrientas de la historia, la Batalla de Galípoli, también conocida como la “batalla del Pino Solitario“.


“Cementerio del pino solitario” en Gallipoli.

La conocida como “batalla del Pino Solitario” se libró en torno a una zona conocida como la ensenada de Anzac, en la meseta “Plateau 400” de Gallipoli, Turquía. Era el año 1.915 y la Primera Guerra Mundial estaba en pleno desarrollo. La ofensiva aliada contra el Imperio Otomano en Gallipoli no iba muy bien, por lo que se decidió crear una “distracción” en Anzac para llamar la atención de los propios otomanos y que perdiesen peso en las principales batallas de Sari Bair, Chunuk Bair y Hill 971.


Pintura de Fred Leist en 1.921 recreando el enfrentamiento en Anzac.

El 6 de agosto de 1.915, dos días antes del ataque planeado en Chunuk Bair, la primera división de infantería australiana lanzó una gran ofensiva en Plateau 400, en la ensenada de Anzac. El terreno que conducía a la meseta estaba cubierto con un gran número de árboles de pino que las fuerzas turcas talaron para fortificar sus trincheras. Únicamente un pino solitario quedó en pie, pero no por mucho tiempo. La batalla siguió y el árbol restante fue volado en pedazos.


Tropas turcas esperando órdenes en una de las trincheras del campo de batalla. Imagen de Australian War Memorial

Las fuerzas australianas tardaron solo 20 minutos en romper la defensa turca, pero la batalla se prolongó durante los siguientes cuatro días. Dentro del estrecho y complicado laberinto de trincheras australianas, los soldados turcos lucharon mano a mano en lugar de arriesgarse a disparar a sus compañeros en la noche. A veces, se llegaron a lanzar granadas un compañero a otro.


Trincheras australianas con soldados turcos y australianos sin vida. Imagen de Australian War Memorial.

Unos 2.300 australianos y unos 7.000 soldados turcos perdieron la vida en la “batalla del Pino Solitario“.

Tras el cese de los combates, algunos soldados australianos recuperaron varias semillas de los pinos que habían sido cortados por los turcos para sus trincheras, y las llevaron a casa, a Australia. El sargento Keith McDowell, del 23º batallón, se cree que fue quien rescató las semillas del último pino solitario, llevándolas en su mochila como recuerdo en su regreso a Australia. Una vez allí, se las entregó a su tía Emma Gray, residente cerca de Warrnambool, Victoria, quien, años después, las plantó en su tierra, en Wattle Park, Melbourne.


Pino solitario de Wattle Park, en Melbourne.

Otro soldado que también recuperó semillas del solitario pino del campo de batalla, las envió a su madre en Australia. 13 años más tarde, su madre trató de que crecieran algunos árboles a partir de aquellas semillas. Dos pinos fueron los que crecieron. Uno se ubicó en la ciudad natal del soldado, Inverell, en Nueva Gales del Sur, y el otro floreció junto al Australian War Memorial de Canberra.


Pino solitario junto al memorial “Australian War Memorial”.

Ahora, cada año, cientos de semillas se recogen de estos árboles y se plantan por todo el país en memoria de la feroz batalla de Gallipoli hace más de cien años. Incluso desde la página oficial del monumento conmemorativo Australian War Memorial se pueden comprar estas semillas.










Quiza tambien le interese

0 Comments

Todavia sin comentarios!

Puede ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario