El geoglifo del Candelabro de Paracas


Las líneas de Nazca, en el sur de Perú, forman algunos de los geoglifos más conocidos en la tierra, pero no son los únicos en el desierto de Nazca. A unos 200 kilómetros al noroeste de Nazca se encuentra otro geoglifo aislado y algo menos popular llamado “Candelabro de Paracas“. También se le conoce como el “Candelabro de los Andes” debido a su parecido con una vela ramificada en tres.

El geoglifo está grabado en una de las caras en pendiente de una colina en la bahía de Pisco, en la costa peruana. El diseño fue grabado en el suelo con piedras con una profundidad de entre 1 y 3,2 metros. El candelabro mide 181 metros de largo, por lo que es lo suficientemente grande como para ser visto hasta a veinte kilómetros de distancia.

El Candelabro de Paracas se atribuye generalmente a la cultura Paracas del primer milenio antes de Cristo. Una base de cerámica descubierta en el área sirvió para, más o menos, fechar la obra sobre el año 200 antes de Cristo. La cerámica probablemente pertenecía al pueblo de Paracas, aunque nunca se confirmó si estuvieron involucrados en la creación del geoglifo.

La forma general del geoglifo de Paracas es la de un tridente, posiblemente representando el pararrayos del dios Viracocha, una figura mitológica en Sudamérica. Aunque también hay quienes dicen que se parece más a un cactus.

Frank Joseph, un autor obsesionado con las teorías alternativas, le encontró semejanza al Candelabro de Paracas con una planta alucinógena llamada estramonio (Datura stramomium). Su teoría es que los habitantes prehistóricos de la región de Paracas viajaron al norte de California para recoger la planta y el geoglifo se utilizó para ayudar a volver a casa. Sin embargo, la idea de que el geoglifo fuese utilizado como ayuda para no perderse es muy antigua. Los locales creen que fue utilizado por los marineros para identificar la península.

De una forma u otra, el Candelabro de Paracas es sin duda un enigma. Junto con las líneas de Nazca, muestra lo poco que entendemos a día de hoy sobre algunos sitios y culturas precolombinas.










Autor