La casa de los misterios de Winchester


Reluciente, en medio de los suburbios de San José, en California, se encuentra una mansión de estilo victoriano, rodeada de jardines muy cuidados, y que en ningún momento pudo parar de expandirse. Una mansión que desde el exterior no parece nada fuera de lo normal, pero cuyo interior es otra historia.

La casa, que originalmente perteneció a Sarah Winchester, la viuda del magnate William Wirt Winchester, es quizás una de las casas más extrañas jamás construidas. Esta mansión de siete pisos, con más de 160 habitaciones, está llena de curiosidades arquitectónicas y sorpresas, como escaleras que conducen a techos o a paredes; puertas que se abren para dar paso al vacío; ventanas que se abren a otras habitaciones; tragaluces colocados entre pisos; chimeneas que no llegan al techo y otras rarezas que resultaron de una obsesión inexplicable de su antigua propietaria que construyó la mansión de forma continua durante 38 años.

La historia de la casa comienza con la muerte de William Wirt Winchester en el año 1.881, y que dejó a Sarah en posesión de una fortuna increíble: más de 20 millones de dólares y casi el 50% de las participaciones en la empresa de Winchester, lo que la reportaba un ingreso de 1.000 dólares diarios. Esta era una suma enorme para la época, pero la riqueza no era consuelo para sus pérdidas. Quince años antes, Sarah había perdido a su hija pequeña, una tragedia de la que apenas se había recuperado cuando perdió a su marido.

Paralizada por el dolor, Sarah acudió a un medium psíquico para su asesoramiento. El medium le dijo que la familia de Winchester estaba siendo perseguida por los fantasmas de todos los que habían perdido sus vidas por los fusiles fabricados por la compañía de su marido, y que la muerte prematura de su hija y su marido fue el resultado de esto. El medium luego le aconsejó a Sarah mudarse hacia el oeste para apaciguar a los espíritus y construir una gran casa para ellos, en una construcción continua, que nunca parase. Y eso es exactamente lo que hizo Sara. Dejó New Haven, Connecticut, y se estableció en San José, donde compró una modesta propiedad.

Sarah no consultó con ningún arquitecto y no tenía ningún plan maestro, pero cada mañana se reunía con su capataz y le mostraba sus bocetos para el trabajo de ese día. Los planes eran a menudo caóticos, y los días en los que no se trabajaba, Sarah tenía que tirar o remodelar alguna parte de la casa para estar en continuo desarrollo. Esto dio lugar a algunas de las curiosidades que se encuentran dentro, como escaleras y puertas que conducen a ninguna parte y pasillos que se retuercen sobre sí mismos. Una teoría es que Sarah estaba tratando de desorientar a los fantasmas y atraparlos dentro del laberinto de habitaciones y pasillos de la mansión. Aunque a ciencia cierta, nadie sabía lo que Sara estaba tratando de lograr. Tal vez buscaba despistar a los fantasmas, o tal vez buscaba un pasatiempo sin fin para distraer su dolor.

IMG_0537

La casa era bastante avanzada para su época y fue equipada con todas las comodidades tales como baños modernos interiores y fontanería, duchas de agua caliente, calefacción por aire a presión, luces con pulsador y elevadores hidráulicos. Tenía candelabros de oro y plata, suelos de parquet con incrustaciones a mano, molduras, puertas de plata e incrustaciones de bronce. Sarah tenía los mejores ebanistas trabajando desde hace años para construir cofres y cajones donde se almacenarían los satenes y sedas más raras, ropa de cama orientales bordadas a mano y elegantes telas tejidas en Persia y la India.

La construcción de la mansión continuó sin descanso durante 38 años hasta que Sarah Winchester falleció mientras dormía el 5 de septiembre de 1.922. En el momento de su muerte, la enorme mansión cubría 4.5 hectáreas, y cada mes se descubrían nuevas habitaciones ocultas. La casa fue originalmente anunciada para contener 148 habitaciones, una cifra que se ajustó posteriormente a 160. Este pasado mes de octubre, una nueva sala fue descubierta, aumentando la cifra a 161 habitaciones.

Se estima que Sarah gastó 5,5 millones de dólares de la construcción de la casa, pero cuando fue subastada después de su muerte, se pidieron 135.000 dólares por la propiedad. La mansión se convirtió en una atracción turística inmediatamente, y para 1.924, ya había adquirido el apodo de “Mystery House” (Casa misteriosa). En 1974, la Casa Winchester fue introducida en el Registro Nacional de Lugares Históricos de Estados Unidos.

13

Winchester Mystery House

Winchester Mystery House

IMG_2789

Winchester House

@ winchester mystery house

Sin título

USA (California) - Winchester Mystery House





Quiza tambien le interese

0 Comments

Todavia sin comentarios!

Puede ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario