Hamilton, la Capital de las Cascadas


Las Cataratas del Niágara podrán ser las cataratas más visitadas en América del Norte, pero la verdadera “Capital de las Cascadas” del mundo se encuentra unos 80 kilómetros al oeste, en la ciudad canadiense de Hamilton, en la provincia de Ontario. Situada en el corazón de la región más industrializada del país, Hamilton es un lugar de gran belleza natural. Su característica natural más famosa son sus cascadas.


Cascada Webster.

Hamilton es el hogar de más de un centenar de cascadas. La abundancia en cascadas se debe a la ubicación de la ciudad a lo largo de la Escarpa del Niágara, una cresta en forma de arco que pasa por el centro de la ciudad y que se extiende por Nueva York, Ontario, Michigan, Wisconsin e Illinois. Cualquier río, riachuelo o arroyo que fluya hacia los Grandes Lagos sobre la Escarpa de Niágara, resulta en una o más cascadas.


Cascada Webster.

En una gran ciudad industrial enfocada en la fabricación de acero, las cascadas de Hamilton pasaron desapercibidas por medio millón de residentes hasta 2.008, cuando Chris Ecklund, nativo de Hamilton, fundó “City of Waterfalls”, una iniciativa sin fines de lucro dirigida a promover las cascadas de la ciudad. Los lugareños conocían algunas de las cascadas más grandes de la ciudad y las visitaban los fines de semana para nadar en sus piscinas y hacer pícnics, pero nadie sabía la verdadera extensión del recurso acuático de Hamilton.


Cascada Albion.

Incluso hoy, es difícil cuantificar la cantidad de cascadas que se ubican en Hamilton. El sitio web de Chris Ecklund menciona unas 130 cascadas, aunque hay fuentes que afirman que existen incluso más de 150. La incertidumbre podría deberse al hecho de que solo alrededor de 50-60 de cascadas fluyen durante todo el año, por lo que el conteo podría variar dependiendo de la estación del año. Además, muchas cascadas en el centro de Hamilton han ido desapareciendo lentamente con el aumento de la población y la construcción.


Cascada Albion.

Hamilton no tiene grandes ríos, por lo tanto el tamaño de sus cascadas está lejos de la magnitud de las Cataratas del Niágara. En cambio, las cascadas de Hamilton son pequeñas, tranquilas y serenas, y hay una gran variedad en ellas. Hay cascadas tipo cinta (caídas de gran altura con un ancho pequeño), clásicas (donde la altura y el ancho de la cresta son casi iguales) y cortinas (caídas de pequeña altura y muy anchas).


Cascada Upper Princess.

La cascada más pintoresca en Hamilton es “Webster’s Falls” (dos primeras fotos de este post). Por su parte, la cascada más alta es “Tew’s Falls” con 41 metros de altura y la más pequeña es “Little Davis Falls”, con tan solo 3 metros de altura.


Cascada Sherman.


Cascada Sherman.


Cascada Tews.


Cascada Tiffany.

Cascada Webster
Cascada Webster.