Guédelon, un castillo medieval en construcción


En las profundidades de los bosques del centro de Francia, un experimento arqueológico e histórico inusual está ocurriendo. Un equipo de albañiles, carpinteros, herreros, canteros, fabricantes de baldosas y trabajadores de otras profesiones están construyendo laboriosamente un castillo medieval desde cero, utilizando solo herramientas, materiales y técnicas, disponibles en la Edad Media. Por ejemplo, están empleando piedras de una cantera cercana que son transportadas por carros tirados por caballos. Las cuerdas están hechas de cáñamo, y en lugar de cemento moderno, se utiliza mortero hecho de cal y arena. Aquí, no hay grúas ni electricidad. Todo en el castillo de Guédelon (el nombre del castillo) pretende recrear una construcción del siglo XIII, más concretamente del año 1.228, año en el que se ambienta el castillo.

El proyecto es una idea de Michel Guyot, que comenzó a ver las posibilidades del “Chateau de Guedelon”, o Castillo Guédelon, cuando estaba renovando su propio castillo situado a 13 kilómetros de distancia. Se asoció con hombres y mujeres de negocios como Maryline Martin, y comenzó a hablar con arqueólogos, arquitectos, historiadores del arte para hacer realidad su sueño. La construcción comenzó en el año 1.997.

Un personaje de ficción fue inventado: Guilbert, un señor feudal de bajo rango al que se le concedió el privilegio de un castillo. Su condición modesta en la jerarquía feudal y sus medios financieros limitados, hacen que el castillo sea también modesto, muy alejado de la escala de los castillos reales. El castillo consta de cuatro torres conectadas por altas paredes y con un patio.

El castillo ya está completado a más de la mitad, contando con una gran gran sala con techos de madera, antecámara con pinturas murales, cocina, trastero y salas de guardia abovedadas. En los próximos años, los trabajadores continuarán, haciendo más énfasis en las paredes y las torres. El castillo debería estar terminado dentro de una década más o menos.

Esta experiencia práctica ha permitido a muchos académicos descubrir las técnicas olvidadas de construcción y modelaje de siglos atrás, así como viejas hipótesis y teorías. Muchas preguntas sin resolver en relación con la construcción de castillos del siglo XIII han sido respondidas mediante la experimentación.

El Castillo de Guédelon emplea a cerca de 70 trabajadores permanentes, pero cada año alrededor de 600 personas optan por jugar un papel activo en el experimento y aprender más acerca de las técnicas de construcción utilizadas. Este lugar atrae a más de 300.000 visitantes cada año.