Las doleritas de Tasmania, en Australia


La costa del sur de Tasmania, en Australia, se compone de impresionantes columnas de roca que sobresalen hasta 300 metros desde el nivel del mar. Estas rocas son lo que los geólogos llaman “doleritas”, con su distintiva forma alargada y columnas hexagonales.

Las doleritas se forman cuando rocas fundidas son empujadas desde las profundidades de la tierra y se enfrían rápidamente, cristalizándose para formar pequeños cristales visibles en la roca. Cuando la velocidad de enfriamiento es la correcta, las rocas se reducen en volumen, provocando la creación de grietas. Las grietas permiten que las rocas enfríen su interior, lo que resulta en más grietas. Al final, se obtiene un gran bloque de roca con grietas verticales y simétricamente largos que tienen de cinco a seis lados. Las columnas pueden ser de unos pocos centímetros de largo, hasta de varios metros de diámetro.

Estas impresionantes columnas de dolerita en Tasmania, probablemente, se formaron en el período Jurásico, hace unos 185 millones de años, durante un evento volcánico masivo que cubrió hasta un tercio de Tasmania. Las columnas son parte de una formación continua de más de 4.000 kilómetros de largo que se extienden desde Australia a través de Tasmania y hasta la Antártida.

Rocas columnares como estas se pueden encontrar en cientos de localidades de todo el mundo, como por ejemplo, en “La Calzada del Gigante” en Irlanda, en la “Torre del Diablo” de Wyoming, “Los Órganos” en España y en la “Gruta de Fingal” en Escocia.





Autor