Las estaciones de tren con menos pasajeros


Algunas de las estaciones de tren más concurridas del mundo se encuentran en Japón. De hecho, según un estudio publicado en el año 2.016, de las 51 estaciones principales de tren en el mundo, todas menos seis se encuentran en esta pequeña pero densa y sofocante isla. La estación más activa de todas ellas es la estación de Shinjuku, en Tokio, contando con la asombrosa cifra de 3,6 millones de pasajeros diariamente, o 1,3 mil millones de pasajeros al año. Por el contrario, la estación Shippea Hill en Cambridgeshire, Gran Bretaña, tiene un promedio de únicamente un pasajero por mes, lo que la convierte en la estación de tren menos activa, al menos en Gran Bretaña. La estación es operada por un solo tren de lunes a viernes, que llega de Cambridge, pero que únicamente se detiene en la mencionada parada si se solicita con antelación por parte de algún pasajero. En la mayoría de los días no hay pasajeros. En su camino de regreso a Cambridge, el tren ni siquiera se detiene.


Estación de Shippea Hill.

“Es difícil imaginar un lugar más desolado al bajar de un tren”, escribe Simon Usborne para The Guardian. “Las máquinas de billetes están en un patio embarrado detrás del andén, en un territorio casi desértivo”.

Pero no siempre fue así. En sus días de gloria, Shippea Hill llegó a contar con el paso de dos trenes de mercancías diarios, cargados con verduras que eran distribuidas por toda la región y en Londres.



Cientos de pasajeros utilizaban la estación, incluyendo los pilotos de la cercana base militar RAF Lakenheath
. Luego, los tiempos cambiaron. La comunidad que creció en torno al comercio de verduras poco a poco fue desapareciendo. La iglesia y plaza del pueblo desaparecieron, mientras que la escuela existente cerró en la década de 1.970. El pueblo desde entonces está desierto.

La historia de Shippea Hill suena triste y deprimente, pero a continuación podrás leer una que será todo lo contrario.

La estación de tren Kyu-Shirataki, en la isla de Hokkaido, Japón, es también muy tranquila. El tren se detenía aquí solo dos veces al día (una vez por la mañana para recoger a Kana Harada, un estudiante de secundaria en su camino a la escuela, y una vez en la tarde para llevar de vuelta al muchacho). Kana Harada es, o más bien era, el único pasajero de la estación.


Estación Kyu-Shirataki.

Hace algunos años, Hokkaido Railway Co, el operador, pensó en cerrar la estación debido a su ubicación remota y a la falta de pasajeros, pero cuando se enteró de que el solitario pasajero de la estación era un estudiante, decidió dejarla abierta y operativa. Cada mañana, el tren llegaba a las siete de la mañana para recoger a estudiante y, por la tarde, para devolverle a su lugar de origen a las cinco. La compañía anunció que la línea permanecería abierta hasta que Kana se graduase de secundaria, lo que ocurriría en marzo de 2016. Cuando llegó el día, un puñado de residentes locales se reunieron con pancartas que decían “Estación de Kyu-Shirataki, 69 años, ¡gracias!” para ver el último tren pasar.

En cuanto a otras estaciones tranquilas, la mayoría de ellas parecen estar en Gran Bretaña. De acuerdo con las cifras dadas a conocer por “Office of Rail and Road” en diciembre de 2016, las diez estaciones menos utilizadas en el Reino Unido, por número de pasajeros transportados durante los años 2.015-2.016, son:

1.- Shippea Hill (Cambridgeshire) – 12
2.- Reddish South (Greater Manchester) – 38
3.- Pilning (Gloucestershire) – 46
4.- Coombe Junction Halt (Cornwall) – 48
5.- Barry Links (Angus) – 68
6.- Denton (Greater Manchester) – 74
7.- Stanlow & Thornton (Cheshire) – 88
8.- Teesside Airport (County Durham) – 98
9.- Chapelton (Devon) – 100
10.- Clifton (Greater Manchester) – 116

Con tan pocos pasajeros surge una pregunta… ¿Por qué estos trenes británicos siguen funcionando? La respuesta es sencilla: es más barato mantener la línea abierta que cerrarla. El cierre de una línea es un proceso burocrático largo y sinuoso que implica una consulta costosa, la aprobación del gobierno y una protesta pública inevitable. Así que muchos operadores de trenes siguen operando en estaciones con trenes vacíos para evitar los costes y consecuencias políticas. Estos trenes son conocidos oficialmente como “trenes de parlamentarios“. El nombre proviene de una ley arcaica del Parlamento aprobada en 1.844 requiere que los operadores de trenes proporcionen viajes de bajo coste y básicos para los pasajeros con menos recursos.


Uno de los trenes parlamentarios.

A menudo, estos trenes fantasma circulan en momentos “inoportunos”, como muy temprano en la mañana o muy tarde en la noche, o incluso en la mitad del día en el fin de semana, por lo que carecen de pasajeros.


Tren parlamentario en la estación de Paddington.





Autor

Quiza tambien le interese

0 Comments

Todavia sin comentarios!

Puede ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario