Holloways, los caminos hundidos de Europa


Apareciendo como trincheras dragadas a través de la tierra o como túneles despejados a través de los bosques, estos antiguos caminos llamados “holloways” o “caminos hundidos” se encuentran repartidos por todo el campo europeo. Originalmente comenzaron a nivel del suelo, pero a lo largo de los siglos, y bajo el paso de un millón de pies y cascos de animales que abarcaron miles de viajes, el suelo se ha desgastado y erosionado hasta el lecho rocoso, creando zanjas por debajo del nivel del paisaje circundante.


Holloway en La Meauffe, departamento de Mancha, Francia.

Con orillas altas a ambos lados, muchas de estas antiguas arterias se convirtieron en canales temporales durante épocas de muchas lluvias, lo que profundizó y ensanchó los caminos, haciéndolos permanentes en el paisaje. Algunos de estos “holloways” tienen de 6 a 9 metros de profundidad y parecen más gargantas que caminos.


Holloway en Ille-et-Vilaine, Bretaña, Francia.

Los “holloways” solo se encuentran en aquellas regiones en las que el suelo es suave, como en los condados ricos en tiza y arenisca del sur de Inglaterra, por ejemplo. El condado de Dorset, en particular, es rico en holloways.


Holloway conocido como “Washwell Lane” en Wadhurst, Inglaterra.

Aunque un holloway puede desarrollarse a lo largo de una década o dos, como es evidente a lo largo del viejo sendero de Oregon, desgastado por vagones sin fin cuando los colonos se trasladaron al oeste a través de Norteamérica, los de Europa son los más antiguos. Algunos incluso datan de la Edad de Hierro. Otros son más “recientes”, aunque tienen no menos de trescientos años.


Washwell Lane en Wadhurst, Inglaterra.

Durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, un par de estas trincheras naturalmente construidas, como el Sunken Lane en Beaumont Hamel, en Francia, fueron utilizadas como refugios y puntos fuertes de defensa. La mayoría de los holloways son demasiado estrechos para el uso moderno, pero algunos se utilizan para pasear y, en los anchos lo suficientemente grandes, para el paso de pequeños vehículos.


“Holloways” pavimentado en Washford, Inglaterra.


Holloway en Nantes, Francia.


Mill Lane, en Halnaker, Inglaterra.


Holloways en Clovelly, Inglaterra.










Quiza tambien le interese

0 Comments

Todavia sin comentarios!

Puede ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario