Los Sassi de Matera, en el sur de Italia


En la región de Basilicata, en el sur de Italia, existen una ciudad antigua llamada Matera, conocida por sus “casas cueva” denominadas “Sassi”. Los Sassi están tallados en los acantilados de un rocoso barranco formado por lo que una vez fue un gran río, pero que ahora es solo un pequeño arroyo. Estas viviendas en las cuevas se cree que son uno de los primeros asentamientos humanos en Italia, el cual se remonta a la época paleolítica, unos 9.000 años atrás. Desde entonces, hasta una fecha aproximada a 1.950, las cuevas fueron habitadas continuamente.

Los primeros asentamientos humanos en el territorio de Matera se aprovecharon de las muchas cuevas naturales de la rocosa región. Con el tiempo, nuevas cuevas fueron excavadas para dar cabida a la creciente población. Algunas de las primeras casas se ven como cabañas de piedra, pero detrás de las fachadas, conducen a cuevas. A medida que se desarrolló la ciudad, Matera se convirtió en una maraña de estrechos callejones y excavaciones.

Hasta finales del siglo 20, la región fue una de las más pobres en Italia. No había instalaciones de agua ni de eliminación de residuos, mucho menos de electricidad. Las personas carecían de bienes básicos, y no existía ninguna tienda cercana. Una comida típica aquí consistía en pan, aceite, tomate triturado y pimientos. Las familias numerosas vivían junto a su ganado, y en tales condiciones poco higiénicas, las enfermedades estaban muy extendidas, especialmente la malaria. La extrema pobreza de estas personas durante el régimen fascista de Benito Mussolini fue expuesta en el libro “Cristo se paró en Éboli”, por un médico italiano llamado Carlo Levi.

Después de la Segunda Guerra Mundial, un nuevo gobierno trató de llevar a los residentes de las cuevas a viviendas modernas, pero muchas personas se mostraron reacias a abandonar sus primitivos hogares. Con el tiempo, el gobierno tuvo que trasladar por la fuerza a los habitantes a la parte superior del acantilado.

La fortuna de Matera cambió después de 1.993, cuando la UNESCO declaró las Sassi de Matera como patrimonio de la humanidad, lo que llevó a la ciudad olas de turistas curiosos. Desde entonces, muchas de cuevas de Matera han sido restauradas y transformadas en acogedoras casas, elegantes hoteles, y en restaurantes.





Quiza tambien le interese

0 Comments

Todavia sin comentarios!

Puede ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario