Monumento a los niños víctimas de la guerra en Lídice


El 27 de mayo de 1.942, un oficial nazi alemán de alto rango, llamado Reinhard Heydrich, era conducido desde su casa de campo a su oficina en Praga cuando fue emboscado por soldados checos entrenados por los británicos. El ataque, que se llevó a cabo con granadas, le dejó gravemente herido y murió ocho días después.

Reinhard Heydrich fue uno de los principales arquitectos del Holocausto y una de las más oscuras figuras dentro de la élite nazi. El propio Adolf Hitler le describió como “el hombre del corazón de hierro”. Deshacerse de Heydrich fue un largo complot premeditado.

Para vengar la muerte de Heydrich, los alemanes lanzaron una represalia aterradora. En los posteriores días, más de 36.000 casas en 5.000 poblaciones diferentes fueron registradas, arrestando a más de 3.000 personas. En un periodo de una semana, 157 personas fueron ejecutadas, siendo las más trágicas víctimas de la represalia alemana unos residentes de una aldea agrícola llamada Lídice, situada a unos 20 kilómetros al oeste de Praga, en la República Checa.

El 9 de junio de 1.942, el día del funeral de Heydrich, las fuerzas alemanas rodearon el pueblo de Lídice, bloqueando todas sus vías de escape. Todos los hombres del pueblo fueron detenidos y asesinados a tiros mientras que las mujeres y los niños fueron llevados a campos de exterminio para ser gaseados. Los pocos niños considerados racialmente adecuados para una “germanización” fueron entregados a las familias de las SS.

El pueblo de Lídice fue incendiado y los edificios destruidos con explosivos. Incluso los cementerios tampoco se salvaron. Los animales del pueblo también fueron asesinados. Al final, 340 personas de Lídice murieron a causa de la represalia alemana: 192 hombres, 60 mujeres y 88 niños. Solo 153 mujeres y 17 niños regresaron después de la guerra.

Hoy en día, Lídice es una ciudad tranquila, con unas pocas ruinas de piedra de una casa de campo y una iglesia, además de una escultura de bronce llamativa de los niños. La escultura llamada “El Monumento a los Niños Víctimas de la Guerra“, comprende 82 estatuas de bronce de los niños. Fue erigida por la artista Marie Uchytilová en la década de 1.990.










Quiza tambien le interese

0 Comments

Todavia sin comentarios!

Puede ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario