Muelle de Progreso, el muelle más largo del mundo


La ciudad portuaria de Progreso, en el estado mexicano de Yucatán, se jacta de tener el muelle más largo del mundo. Construido con hormigón armado, el muelle se adentra en el Golfo de México por una distancia de 6,5 kilómetros, y se ve más como un puente hacia una tierra lejana que como un muelle. La gran longitud de la estructura fue necesaria para permitir a los grandes buques atracar, ya que la profundidad cerca de la costa no era la adecuada. En la península de Yucatán, hay que adentrarse kilómetros antes de que el agua sea lo suficientemente profunda como para dar cabida a buques de carga. Los pasajeros de cruceros, desembarcan al final del largo muelle y luego toman un transporte gratuito o un taxi a la costa y la ciudad.

El muelle fue originalmente de 2.100 metros de largo y fue construido entre 1.937 y 1.941, en sustitución de un muelle de madera que fue levantado a principios del siglo pasado. En 1.988, se agregó un adicional de 4.000 metros a su longitud.

El muelle de Progreso es también la primera estructura de hormigón en el mundo construida con refuerzo de acero inoxidable que contiene níquel. A pesar de la relativamente pobre calidad del hormigón utilizado, el muelle ha resistido el duro ambiente marino y ha estado en servicio continuo durante más de 70 años sin ningún tipo de actividades de mantenimiento rutinarias o reparaciones mayores.

Por el contrario, un muelle vecino situado a sólo 200 metros al oeste del muelle de Progreso está muy deteriorado, con columnas en muy mal estado y una estructura casi totalmente desaparecida, a pesar de ser veinte años más joven.





Autor