El museo de los minerales fluorescentes


El Museo de Minería Sterling Hill, en Nueva Jersey, Estados Unidos, es conocido por su variedad de exposiciones, pero lo que hace realmente famoso a este sitio, es su enorme colección de minerales fluorescentes.

Las exposiciones fluorescentes se muestran a lo largo de las paredes de un túnel que fue excavado en 1.990. Las paredes del túnel están llenas de minerales raros y muy brillantes bajo una luz ultravioleta.

El museo fue originalmente una mina de zinc años atrás, y una de las minas más antiguas del país, después de haber abierto en 1.739. Cuando la mina cerró en 1.986, fue comprada por Richard y Robert Hauck y abrió como museo en el año 1.990.

El mineral que se extraía aquí era fabulosamente rico en contenido, con un promedio de más de 20% de zinc, produciéndose a una profundidad de más de 2.550 pies (777 metros) por debajo de la superficie de la tierra, a través de túneles de más de 35 millas (56 kilómetros) de longitud.

Sterling Hill es un tesoro de minerales. Junto con la cercana mina de Franklin, a 2,5 millas (4 kilómetros) al norte, más de 350 minerales diferentes se han encontrado aquí (un récord mundial para un área tan pequeña). Más de dos docenas de ellos no se han encontrado en ningún otro lugar del planeta. La mina es igualmente famosa por sus minerales fluorescentes. Casi 90 minerales se han documentado como fluorescentes.

Todos los minerales tienen la capacidad de reflejar la luz. Eso es lo que hace que sean visibles para el ojo humano. Pero algunos minerales tienen también una propiedad física interesante conocido como “fluorescencia”. Estos minerales tienen la capacidad de absorber temporalmente una pequeña cantidad de luz y un instante después liberar esa pequeña cantidad de luz con una longitud de onda diferente. Este cambio en la longitud de onda provoca un cambio de color temporal del mineral en el ojo de un observador humano.

El cambio de color de los minerales fluorescentes es más espectacular cuando se iluminan en la oscuridad por la luz ultravioleta (que no es visible al ojo humano) y liberan la luz visible.

De acuerdo con un artículo en el sitio web de la Universidad de Washington en St. Louis, cerca del 15% de los minerales existentes son fluorescentes.