Pirámide de los hermanos Ames, en Wyoming


En pie, completamente sola en una meseta barrida por el viento en el condado de Albany, Wyoming, a unos 3 kilómetros de la Interestatal 80 y accesible únicamente por un camino de tierra, se encuentra una pirámide de piedra de 18 metros de altura. La estructura de roca fue erigida por la Union Pacific Railroad en 1.880 para honrar a los hermanos Oakes Ames y Oliver Ames Jr., que jugaron un papel decisivo en la construcción de primer ferrocarril transcontinental de Estados Unidos.

Oliver Ames fue el presidente de la Union Pacific Railroad, mientras que su hermano Oakes fue un congresista de Massachusetts. Pero antes de que asumieran sus respectivos cargos, los hermanos se involucraron en un negocio exitoso vendiendo hachas y palas para buscadores de oro en California, ganando miles de dólares en aquella época. Los hermanos, más tarde, suministraron palas para el gobierno durante la Guerra Civil, para la excavación del Canal de Panamá, para las minas de carbón de Pennsylvania y para cavar el sistema de metro de Nueva York.

Durante la Guerra Civil, Abraham Lincoln estaba convencido de que la construcción de un ferrocarril transcontinental sería fundamental. El propio presidente Lincoln llamó al congresista Ames y, al parecer, le dijo que si consiguiese construir un ferrocarril transcontinental, sería “el hombre más recordado de la generación.”

Oakes aprovechó la oportunidad y, usando su influencia como congresista, derrocó al presidente de la Union Pacific Railroad (que era también el fundador de Credit Mobilier de América, la empresa constructora que ganó el contrato de construcción del ferrocarril) e hizo a su hermano pequeño Oliver el responsable del proyecto. Los dos hermanos tuvieron éxito donde otros solo encontraron fracaso y completaron el ferrocarril transcontinental.

Detrás de la construcción de la Union Pacific Railroad, sin embargo, se destapó un escándalo desagradable. Credit Mobilier no era una empresa real, sino una farsa creada por los funcionarios de Union Pacific, quienes llegaron a facturar al gobierno estadounidense honorarios y gastos exorbitantes durante la construcción de la línea. Con el pretexto de pagar a Credit Mobilier, Union Pacific llegó a embolsarse unos 44 millones de dólares en ganancias ilegales.

Cuando el fraude fue descubierto en 1.873, Oakes fue censurado por el Congreso. Por desgracia, él murió dos meses más tarde y su hermano Oliver cuatro años después.

Los trapos sucios del escándalo apenas habían desaparecido cuando Union Pacific decidió erigir un monumento en honor a los hermanos de Ames, con la esperanza de recuperar un poco de la reputación perdida en la compañía. La pirámide fue diseñada por el conocido arquitecto americano HH Richardson. El monumento tiene 18 metros cuadrados en su base y 18 metros de altura. Está construida de granito nativo de color claro. Cuenta con dos retratos, de casi 3 metros cada uno, de los hermanos Ames, adornando los lados este y oeste de la parte superior de la pirámide. En un principio contó con un pasaje interior, pero a día de hoy se encuentra sellado.

Cuando se terminó, la pirámide estaba en el punto más alto de la ruta transcontinental original. Los trenes hacían breves paradas cerca del monumento, de modo que la gente pudiera salir y hacer una visita. Por desgracia, la fama de los hermanos de Ames fue de corta duración. En 1.901, las vías del ferrocarril fueron trasladados 5 kilómetros al sur, a una zona menos costosa. Después de haber perdido a su público, la pirámide fue rápidamente olvidada.

La Union Pacific finalmente donó el monumento al estado de Wyoming en 1.983. La estructura está incluida en el Registro Nacional de Lugares Históricos.