Las puertas de hadas de Ann Arbor


Las hadas han invadido la ciudad de Ann Arbor, en Míchigan, Estados Unidos, o al menos eso es lo que desde hace mucho tiempo, el residente Jonathan B. Wright, un diseñador gráfico, quiere que creamos. Wright ha diseñado pequeñas puertas dispersas por toda la ciudad como prueba de ello. Hay una puerta oculta en el interior de una cafetería, una en la fachada de una tienda de comestibles, otra bajo una ventana de una juguetería… Existen al menos una docena de ellas y, por supuesto, fueron instaladas por el propio Sr. Wright.

Todo comenzó en 1.993, cuando Jonathan Wright estaba renovando su casa familiar de 100 años de edad, y en un capricho, decidió instalar una pequeña puerta para entretener a sus hijos. La puerta abría hacia una pequeña habitación con una igualmente pequeña escalera y barandilla que conducían a su vez a una segunda puerta. La respuesta de los niños, quienes quedaron encantados, le llevó a construir más.


Pequeña puerta en Peaceable Kingdom, 210 South Main Street, en la ciudad de Ann Arbor.

En 2005, instaló la primera puerta de hadas en público, en el exterior de una cafetería. Desde entonces, más de una docena de puertas han aparecido alrededor de Ann Arbor, deleitando a niños y adultos por igual. A veces, los “cazadores de hadas” dejan regalos, como caramelos, pequeños sombreros de fieltro, cartas, monedas de un centavo… frente a las pequeñas puertas.


Puerta en Selo Shevel Gallery, Ann Arbor.

Ahora, las puertas de hadas están apareciendo en otros lugares como San Francisco y Nueva York. En la ciudad de Atlanta, han dado lugar a un nuevo proyecto llamado “Tiny Doors ATL”, obra del artista Karen Anderson, natural de Ann Arbor, quien dice que el proyecto es una inspiración directa de las puertas de hadas de la propia ciudad de Ann Arbor. Las diminutas puertas de ATL, a su vez, han inspirado a otros artistas para instalar puertas de hadas en otros propios lugares.

Jonathan B. Wright mantiene un registro de todas las puertas de hadas en Ann Arbor en su página web, y lo mismo ocurre con las puertas diminutas ATL.


Inscripción al lado de una de las puertas que dice: “Por favor, no alimente a las hadas. Se volverán más flojas y ya no robarán forraje para sí mismas. Además, a las hormigas les gusta tanto o más”.


Pequeña puerta en Old Fourth Ward Skatepark, en BeltLine, Atlanta.





Quiza tambien le interese

0 Comments

Todavia sin comentarios!

Puede ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario