San Andreas, película y falla en California


Una nueva película de desastres de acción y aventura llamada “San Andreas”, de Warner Bros., se acerca para el próximo mes de mayo, con Dwayne Johnson “The Rock” interpretando a un piloto de rescate de emergencia que hará cualquier cosa para salvar a su hija cuando un terremoto de magnitud 9.0 llegue a California. Después de ver el trailer y de leer algunos comentarios en los principales sitios web de cine, muchas personas son las que no se explican por qué el título es “San Andreas”. Algunos, incluso, mostraron su decepción al comprobar que no se trataba de una película acerca del popular videojuego GTA: San Andreas.

Así las cosas, hoy aprovecharemos la oportunidad para presentar una notoria maravilla geológica, la falla de San Andreas, ubicada en California y en la que se basa el título de la película protagonizada por “La Roca”.

La falla de San Andreas (San Andrés en español) es el límite en el que dos placas tectónicas se encuentran – la placa del Pacífico y la placa de América del Norte. La falla se extiende por todo el estado de California, desde Mendocino hasta la frontera mexicana. San Diego, Los Ángeles y Big Sur se encuentra en la placa del Pacífico, mientras que San Francisco, Sacramento y Sierra Nevada están en la placa de América del Norte.

La falla de San Andreas es una falla transformante, lo que significa que las placas se deslizan a lo largo de la falla. La placa del Pacífico se mueve hacia el noroeste con respecto a la placa de América del Norte. Este movimiento es el que causa los terremotos en la zona. Las placas se mueven una sobre otra a una velocidad aproximada de 0.038 metros cada año, aunque no es un movimiento continuo constante. Durante años, las placas permanecieron bloqueadas sin moverse un centímetro.

Durante gran parte de su longitud, y en particular en la zona del llano de Carrizo, la falla de San Andreas es visiblemente espectacular desde el aire, como se ve en la imagen superior. Vista desde el suelo, sin embargo, las características son más sutiles. Algunas secciones de la falla no se han movido en muchos años, y se encuentran cubiertas de limo y maleza.

En San Bernardino y Los Angeles, muchas de las carreteras corren a lo largo de la falla. California sufre miles de pequeños terremotos cada año, aunque por suerte, los grandes solo se producen entre grandes intervalos de tiempo. El último gran terremoto del que ha sido responsable la falla de San Andreas tuvo lugar en el año 1.906 y su magnitud fue de 7.8. Es difícil predecir cuando otro gran temblor golpeará California, aunque un estudio realizado por el Servicio Geológico de Estados Unidos sugiere que California experimentará un terremoto de magnitud 8 en los próximos 30 años.