Thilafushi, el lado oculto de Maldivas


¿Alguna vez te has preguntado qué se hace con los cientos de toneladas de basura generada cada día por un millón de turistas anuales y cerca de cuatrocientos mil residentes permanentes en Maldivas? La respuesta es fácil: los residuos se depositan en otra isla.

Las impresiones islas tropicales de Maldivas, al suroeste de la India, son conocidas por sus playas de arena blanca y aguas color turquesa. Pero muy pocos son conscientes de su lado sucio. A solo unos pocos kilómetros al oeste de Male, la capital de Maldivas y una de las islas más densamente pobladas de la tierra, se encuentra la isla de Thilafushi, ubicación del vertedero municipal de Maldivas. Pero Thilafushi no siempre fue una isla para la basura. De hecho, Thilafushi ni siquiera era una isla.

Hulhulé, Malé, Viligili, Gulhifalhu, Thilafushi  #maldivianaero
En primer plano, la isla de Thilafushi, a continuación la isla de Villingili y, finalmente, más al fondo, Malé, la capital de Maldivas.

Hace veinticinco años, Thilafushi era una laguna prístina. Más tarde, en diciembre de 1.991, se tomó la decisión de recuperar la laguna como un vertedero para hacer frente al creciente problema de la eliminación de los residuos producidos por la industria del turismo. En un mes, la basura comenzó a llegar. Enormes pozos fueron cavados en la arena y los residuos recibidos de Male y otras islas habitadas de Maldivas fueron depositados en las fosas, que luego se remataban con una capa de escombros de construcción para finalmente ser estabilizadas de manera uniforme con arena blanca.

A medida que la masa continental de Thilafushi comenzó a crecer, el gobierno comenzó a alquilar la tierra a industrias de fabricación de barcos, ensacado de cemento, embotelladoras de gas metano y varios almacenamientos a gran escala. Hoy en día, hay más de tres docenas de fábricas en Thilafushi, una mezquita y residencias de unos 150 personas originarias de Bangladesh.

Cada día llegan a la isla alrededor de 330 toneladas de residuos, por lo que, a medida que se van depositando, la isla va ganando un metro cuadrado diario de superficie.

Algunos de los residuos están ahora a la deriva en el océano, contaminando lo que antes eran arrecifes de coral perfectos para el submarinismo. Los ecologistas acusan a los barqueros impacientes de verter residuos directamente en la laguna debido a que una descarga adecuada podría tardar hasta siete horas.

Hoy en día, y después de que el gobierno del país interviniera en la deposición de residuos en el año 2.011, una fracción de la basura producida se exporta a la India para ser reciclada.

Thilafushi

Thilafushi

View from the sea plane: Thilafushi





Autor