10 castillos famosos en Japón

No mucha gente sabe que en Japón hay varios castillos increíbles. Por supuesto, estos no son castillos en el sentido tradicional de la palabra, como solíamos imaginarlos.

En el siglo XV, se hizo evidente que Japón necesitaba desesperadamente estructuras sólidas consideradas «fortalezas». Esto dio origen a las estructuras brillantes que todavía podemos visitar hoy en día. Muchas de ellas jugaron importantes papeles como bastiones defensivos para las ciudades cercanas. El gobernante de la región vivía en el castillo, mientras que sus samuráis estaban en el círculo exterior, lo que era un honor para ellos el poder proteger tanto a la familia real como a los ciudadanos.

Los 10 castillos que se enumeran a continuación son los más famosos de Japón y definitivamente vale la pena un viaje a este encantador país:

1- Castillo de Osaka


Castillo de Osaka

Construido en 1.580, el castillo de Osaka llegó a ser durante una época el castillo más grande del país. Si bien los jardines del castillo fueron durante un tiempo propiedad exclusiva de la familia real, ahora están abiertos al público. El castillo de Osaka goza de gran popularidad durante el florecimiento de la cereza, también conocida como la temporada de sakura en Japón. Durante esta temporada, los turistas se alegrarán de saber que ni siquiera necesitan salir de los jardines del castillo para ver la impresionante vista de estos árboles en flor. Además, el castillo es un museo histórico con exposiciones que hablan sobre su historia en todo su esplendor.

2- Castillo de Himeji


Castillo de Himeji

El castillo de Himeji es un poco más joven que Osaka y está considerado como uno de los ejemplos más perfectos del estilo arquitectónico japonés. Este castillo es importante para Japón no solo por su integridad estructural, sino también porque sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial, a pesar de la destrucción a su alrededor. Fue construido por el samurai Akamatsu Norimura en 1.333, después de haber sobrevivido a una historia bastante extensa. Este castillo de referencia está protegido por el estado, al ser un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO. A menudo es conocido como el «castillo de la garceta blanca» debido a la apariencia completamente blanca y la altura de su gran torre.

3- Castillo Matsumoto


Castillo Matsumoto

También conocido como «el tesoro nacional de Japón», Matsumoto no solo es popular por su reputación. Este castillo negro a menudo es referido como el «castillo del cuervo», lo que contrasta fuertemente con muchos otros monumentos en esta lista. La arquitectura del castillo de Matsumoto es constantemente tema de discusión. En lugar de construirse en un terreno elevado o cerca de un río para protegerse, Matsumoto se construyó en una llanura. Sin embargo, el castillo se veía completamente diferente en su época: contaba con fosos alrededor, guardias y varios muros utilizados para protegerse de cualquiera que intentara invadir el castillo.

4- Castillo de Nagoya


Nagoya

Este castillo es de los más visitados en el país ya que está ubicado prácticamente en el centro de Japón, aunque no está tan bien conservado como los anteriores que hemos visto en esta lista. La estructura fue dañada durante la Segunda Guerra Mundial y tiene una historia larga y turbulenta. Originalmente, Nagoya pasó de Imagawa Ujichika en la década de 1.520 a su hijo, pero pronto quedó en manos de un propietario más poderoso, Oda Nobuhide. La historia del castillo culminó en el período en que se conoció como Nagoya. El castillo llegó a albergar un campo de prisioneros de guerra cuando se usó como base militar. A pesar de todo todo su turbio pasado, el castillo de Nagoya sigue en pie.

5- Castillo Nijō


Castillo Nijō

El castillo de Nijō es intrigante no solo por su apariencia, sino también por los métodos que le permiten mantener alejados a los visitantes no deseados. El arquitecto responsable de esta fortaleza colocó, deliberadamente, tablas chirriantes en el suelo para advertir sobre los invitados que llegaban. Y si bien esta no es la defensa militar más efectiva, no se puede negar que ningún visitante pasará por el interior sin ser visto. Nijō también es Patrimonio de la Humanidad, por lo que es uno de los castillos más visitados de Japón. Se encuentra en el corazón de Kioto, con una vista impresionante a sus alrededores.

6- Castillo Kanazawa


Castillo Kanazawa

El encanto del castillo de Kanazawa se complementa con uno de los jardines más hermosos de todo Japón. Este jardín se conoce como Kenrokuen y atrae a miles de visitantes de todo el país. El castillo Kanazawa en sí fue una vez el hogar de uno de los señores feudales más poderosos del país, lo que hizo su historia tan rica como su estatus arquitectónico. El antiguo castillo fue construido en 1.583 y continúa recibiendo visitas hasta el día de hoy. En un día cálido y soleado, los turistas realmente pueden sentir cómo vivía una familia feudal.

7- Castillo Edo


Castillo Edo

A diferencia de otros castillos, el castillo de Edo está cerrado al público. La razón de esto es que actualmente es parte del Palacio Imperial de Tokio. Pero esto no significa que las personas interesadas no puedan visitar el territorio circundante. El castillo en sí se puede ver desde muchos lugares alrededor. Los jardines de Edo mantienen relojes históricos y han estado abiertos al público durante más de cuatro décadas.

8- Castillo Matsue


Matsue Castle

El castillo Matsue es único en su estructura y ubicación, y es fácil ver por qué atrae tanta atención. El castillo ha conservado su estructura de madera original desde que fue construido en 1.611. Afortunadamente, el castillo nunca fue atacado, por lo que todavía está en excelentes condiciones. Matsue estaba dirigido por una familia, Naomasa Matsudaira. También se le conoce como el «castillo del chorlito» debido a su apariencia de pájaro, que es un tema común en muchos estilos arquitectónicos de castillos en Japón.

9- Castillo Hirosaki


Castillo Hirosaki

El castillo de Hirosaki tiene una historia bastante impresionante, ya que fue destruido poco después de su construcción. La pérdida desgarradora de este castillo fue aún más dramática, ya que el clan Tsugaru hizo enormes esfuerzos para obtener los recursos y el dinero para construirlo a principios del siglo XVII. Afortunadamente, Hirosaki fue restaurado varios siglos más tarde a su gloria original. Ahora es uno de los lugares más populares donde se pueden ver flores de cerezo durante la temporada sakura. El castillo también alberga un festival popular de Japón: el «Hirosaki Cherry Blossom Festival», que atrae a visitantes de todo el mundo.

10- Castillo Shimabara


Castillo Shimabara

Otro castillo construido en una llanura es Shimabara, una popular atracción turística en Japón. El castillo alberga un museo que cuenta a los visitantes la historia feudal del castillo, así como la cultura circundante de Japón. Al principio, el castillo era el hogar de un grupo de líderes represivos que perseguían a los cristianos en la zona y abusaban del cobro de impuestos. Más tarde se usó para la enseñanza y la agricultura, y posteriormente se convirtió en un museo, lo que es hoy en día. Los visitantes también se sorprenderán al saber que los fosos que rodean el castillo siguen funcionando y, en algunos lugares, alcanzan una profundidad de 15 metros.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *