15 cosas qué ver y hacer en Rumanía

Si crees que Rumania son solo vampiros que se esconden en oscuros castillos, podrías estar equivocado. Y aunque los vampiros de Transilvania, según las leyendas, parecen realmente amenazadores, Rumania es mucho más que Drácula y su guarida.

Hay muchos castillos medievales y magníficos paisajes alpinos donde se puede esquiar en invierno y caminar en verano. Rumania cuenta con extraños pueblos y vibrantes iglesias que están pintadas con estilos únicos. Además, millones de aves anidan en el delta del Danubio, entre las cuales hay especies muy raras.

A continuación te presentamos 15 lugares de interés en Rumanía que no te puedes perder:

1.- Iglesias de Maramureș


Iglesias de Maramureș

Cuando los gobernantes de Maramureș se negaron a permitir la construcción de duraderas iglesias de piedra, los constructores decidieron levantarlas con madera. Durante un período de 200 años se construyeron aproximadamente 300 iglesias de madera, de las cuales unas 100 han sobrevivido hasta nuestros días. Estas estructuras góticas son predominantemente ortodoxas, pero hay varios santuarios católicos griegos. Estas iglesias con campanarios altos y delgados reflejan la gran habilidad y conocimiento de la carpintería de los habitantes de Maramureș. Impresionantes murales pintados a mano adornan el interior de las muchas de las iglesias de madera de Maramureș.

2.- Valle de Vaser


Valle de Vaser

Rumania es un país perfecto para hacer un recorrido por los bosques de los Cárpatos en tren. El ferrocarril de la silvicultura local que se extiende a lo largo del valle del río Vaser funciona desde 1.932, cuando se utilizaba para transportar madera de los aserraderos. Hoy en día, se utiliza para transportar turistas a los que les gusta el encanto de los viejos trenes de vía estrecha a través de hermosos paisajes boscosos.

3.- Delta del Danubio


Great White Pelican / Roze pelikaan

Si eres un amante de la naturaleza, definitivamente visita el Delta del Danubio. Este es el mayor delta del río protegido en Europa, cuya mayor parte cae en territorio rumano (también ocupa suelo de Ucrania). Asegúrate de llevar prismáticos, ya que este es un paraíso para los observadores de aves. Los canales cubiertos de juncos son el entorno ideal para 300 especies de aves. También hay una gran variedad de animales entre los que se incluyen gatos salvajes, lobos e incluso jabalíes. El Delta del Danubio es uno de los atractivos naturales más destacados de Rumania.

4.- Poiana Brașov


Romanian Winter Wonderland

Poiana Brașov es una popular estación de esquí en Rumania. Este lugar atrae a esquiadores y amantes de la nieve de toda Europa. Situada en los Cárpatos, la estación de Poiana Brașov tiene siete pendientes con una longitud total de 25 kilómetros, existiendo diferentes grados de dificultad. Aquí constantemente se realizan competiciones de esquí alpino, patinaje artístico y snowboard. Después de un día activo en las laderas, mímate con un vino con especias tradicionales o prueba una bebida local de pimienta con especias en sus propias instalaciones.

5.- Castillo de Corvin


Castillo de Corvin

El castillo de Corvin, en la ciudad de Hunedoara consta de una estructura gótica medieval y se considera el castillo medieval más grande de Rumania. También es conocido como el Castillo de Hunyad, en honor al gobernante de alto rango que lo construyó (Juan Hunyadi). Corvin es un fabuloso castillo al que se accede a través de un largo puente de madera. El símbolo del castillo del siglo XV es un cuervo con un anillo de oro. Durante una visita a este hito rumano,hay que prestar atención al foso de los osos y al calabozo, donde antiguamente los prisioneros fueron sometidas a una cruel tortura. Este es uno de los castillos europeos perfectamente conservados que definitivamente vale la pena visitar.

Si quieres conocer más acerca del castillo de Corvin, haz click aquí.

6.- Monasterio de Suceviţa


El monasterio de Suceviţa tiene un estilo arquitectónico único. De una forma u otra, los elementos góticos y bizantinos se mezclan con el estilo moldavo de pintar iglesias. Todo esto se refleja en un solo edificio impresionante como una de las vistas más reconocibles de Rumania. La parte delantera del monasterio es cilíndrica y está cubierta con un techo cónico en la parte superior, mientras que la parte trasera es rectangular con una pequeña torre. En el interior se encuentran murales pintados de principios de 1.600 y tumbas bordadas con hilo de plata. El monasterio de Suceviţa se encuentra en el noreste de Rumania y es considerada una de las iglesias pintadas más importantes del país.

Si quieres ver el monasterio de Suceviţa y otros 7 monasterios pintados en Rumania, haz click aquí.

7.- Mina Salina Turda


salina turda

La mina de sal de Salina Turda se remonta al siglo XVII y se ha utilizado para varios propósitos a lo largo de su historia, desde el almacenamiento de quesos hasta como refugio contra bombas durante la Segunda Guerra Mundial. La extracción de sal cesó en 1.932 y hoy en día Salina Turda se ha transformado en un increíble parque temático de ciencia ficción. Ubicada cerca de Cluj, la cueva es uno de los espacios subterráneos más frescos del mundo. Durante el recorrido se puede descender a una profundidad de aproximadamente 120 metros antes de llegar un «país de las maravillas» inundado. En su interior hay un anfiteatro, una bolera, un lago subterráneo con barcos e incluso una noria.

Si quieres conocer más acerca de la mina de Salina Turda, haz click aquí.

8.- Alpes de Transilvania


Moldoveanu

Los Alpes de Transilvania también son conocidos como los Cárpatos meridionales. No son tan altos como las Montañas Rocosas o el Himalaya, y generalmente no superan los 2.000 metros de altura. La excepción es el monte pico Moldoveanu, que tiene 2.544 metros de altura y se sitúa como el punto más alto de Rumania. Las laderas de los Alpes de Transilvania están salpicadas de prados de flores silvestres donde pastan los rebaños de ovejas. Es un lugar ideal para los amantes del senderismo en verano y del esquí en invierno.

9.- Iglesia fortificada de Biertan


Biertan

Los hitos rumanos incluyen muchas iglesias. Y una de las más destacadas es la iglesia fortificada de Biertan. Se eleva sobre otros edificios de la ciudad y tiene una historia única. Originalmente, era una iglesia católica perteneciente a Hungría, pero después de la reforma se convirtió en la iglesia luterana. Los habitantes del pueblo, en lugar de construir una fortaleza para protegerse contra los invasores otomanos, decidieron fortalecer la iglesia. Construida en estilo gótico, es una de las iglesias fortificadas más grandes de Rumania. Es conocida por sus torres, una de las cuales se usaba para almacenar comida durante los asedios, mientras que otra de ellas era una prisión para hombres que pretendían divorciarse de sus mujeres.

10.- Piata Mare


Sibiu Piata Mare

Rodeada de edificios medievales, la plaza Piata Mare también se conoce simplemente como la Plaza Mayor y es un lugar de visita obligada en la ciudad de Sibiu, en Transilvania. El área se origina como un mercado de granos a principios del siglo XX. Unas décadas más tarde, un gremio de sastres apareció aquí, seguido por una iglesia jesuita y el palacio Brukenthal. Piata Mare fue un lugar para reuniones públicas, incluidos festivales y ejecuciones. En este lugar, uno podía ver cómo los alborotadores eran encerrados en celdas especiales para locos.

11.- Cementerio Feliz


Cementerio Feliz

El «Cementerio Feliz» de pequeña población de Săpânţa está lejos de ser un cementerio común, al que podríamos estar acostumbrados. Es más como una galería de arte popular con lápidas de colores, cruces y una muestra escultórica de la vida del difunto. Esta colorida tradición comenzó gracias a un niño de 14 años que comenzó a tallar cruces en 1.908. Añadió poesía, pintó retratos de los difuntos en las cruces y, a veces, incluso algunas escenas de sus vidas. Así nació la tradición. Sobre un fondo azul oscuro, se reflejan otros colores que simbolizan la vida, la muerte y la abundancia.

Si quieres conocer más acerca del Cementerio Feliz, haz click aquí.

12.- Castillo Peleș


Peleş Castle

El castillo de Peleș no tiene una historia de largos asedios ni guerreros, pero tiene algo más que otros castillos europeos famosos no pueden ofrecer. Este es un lugar emocionante en el pintoresco pueblo de Sinaia y es que el castillo neorrenacentista fue construido por el rey Carlos I de Rumania, quien amaba descansar aquí en la década de 1.860. El castillo Peleș, con una fabulosa fachada, es considerado uno de los más bellos de Europa. Una colección de 4.000 artefactos refleja los intereses militares del rey, mientras que la sala de arte con multitud de frescos refleja el amor de la reina por los asuntos más delicados. Fue aquí donde se proyectó la primera película en Rumania.

Si quieres conocer más acerca del Cementerio Feliz, haz click aquí.

13.- Palacio del Parlamento Rumano


Entre las atracciones de Rumania se presentan una gran cantidad de edificios medievales, pero en el Palacio del Parlamento Rumano en la capital, Bucarest, no hay absolutamente nada medieval. Este es un complejo completamente moderno, que se considera el edificio administrativo más grande del mundo. Se necesitaron entre 20.000 y 100.00 empleados trabajando las 24 horas del día en turnos durante 13 años para construirlo. Esta es una maravilla arquitectónica única, con 705 arquitectos y especialistas involucrados en el diseño. El palacio es una atracción muy popular entre los extranjeros, pero también para los locales, ya que fue construido por el odiado dictador de Rumania, Nicolae Ceausescu. Precisamente, la mayoría de rumanos se refiere al edificio como el Palacio de Ceausescu, debido a su asociación inquebrantable con el gobernante.

Si quieres conocer más acerca del Palacio del Parlamento Rumano, haz click aquí.

14.- Sighișoara


Sighișoara

Si quieres saber cómo era la vida medieval, visita el Centro Histórico de Sighișoara. El casco antiguo de Sighișoara es absolutamente medieval en sus más bellas manifestaciones. Fundada por los sajones de Transilvania en el siglo XII, la ciudad es considerada como un excelente ejemplo de un asentamiento medieval fortificado. Hay calles estrechas tradicionales entre coloridos edificios de piedra. Fue aquí donde nació el infame Vlad Tepes, el inspirador de Drácula, de Bram Stoker. Sighișoara celebra su medievalismo cada mes de julio, albergando un popular festival de rock.

15.- Castillo de Bran


Castillo de Bran

El castillo de Bran a menudo se asocia con Drácula como su hogar principal. Sin embargo, no hay una sola mención que relacione al escritor Bram Stoker con este castillo medieval. Este popular hito de Rumania se ve bastante fabuloso en el contexto de una pendiente cubierta de árboles bajo Brasov, en Transilvania. El castillo se remonta al siglo XIII y en la actualidad exhibe obras de arte y muebles de la colección de la reina María de Rumanía. El castillo de Bran también alberga un museo al aire libre con edificios campesinos rumanos de todo el país.

Esta lista incluye algunos de los lugares más populares de Rumania, pero hay muchos otros sitios igualmente interesantes en el país que vale la pena visitar en un viaje.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *