3 síndromes propensos a los viajeros

Yamuna GhatNueva Delhi

Viajar puede ser, literalmente, una locura. Y a continuación vemos 3 síndromes a los que son propensos los viajeros.

Síndrome de Stendhal


Un conjunto de síntomas inespecíficos (latidos cardíacos rápidos, mareos, alucinaciones auditivas y visuales) aparecen después de interactuar con el arte.

Sí, escuchaste bien… contemplar pinturas, murales y esculturas puede provocar apatía, delirio y fiebre. Y aunque este síndrome no está ligado a un lugar específico, se le conoce comúnmente como «síndrome de Florencia«.

En 1817, el autor francés Stendhal describió la experiencia de su visita a Florencia, sembrada de museos con obras de Miguel Ángel, Rafael y Da Vinci.

«Llegué a ese nivel de tensión mental cuando las sensaciones celestiales que evoca el arte se fusionan con el sentimiento pasional. Al salir de Santa Cruz, me latía el corazón: la vitalidad en mí se agotó, apenas podía moverme, tenía miedo de caer«.

Los más susceptibles al síndrome de Florencia son las personas que crecieron en la reverencia por el arte occidental, pero nunca tuvieron un contacto cercano con él.

Por este motivo, los viajeros de Asia o los propios italianos no padecen el síndrome de Stendhal. Sin embargo, no hay que relajarse: hay casos en que tal reacción fue causada por la belleza de la naturaleza o la arquitectura.

El primer diagnóstico del síndrome de Florencia se realizó en 1982. Hoy en día, los guardias de los museos de Florencia están capacitados para tratar con aquellos que han sido «víctimas de la belleza».

Síndrome de la India


Yamuna GhatNueva Delhi
Yamuna Ghat, Nueva Delhi, India

¿Conoces la sensación cuando estás visitando un país exótico y es como si estuvieras descubriendo un nuevo mundo? Filosofía de vida, cocina, arte…

Todo parece un nuevo mundo real, mientras que la vida que conocías hasta ese momento, algo así como una gris farsa.

Si esa sensación te es familiar, es muy posible que hayas sido víctima del síndrome indio (o síndrome de la India), un trastorno psicológico en el que un turista abandona su antigua vida y busca la verdad en un lugar nuevo.

El síndrome de la India hace que una persona se sienta «elegida», conocedora de la verdad y se crea prácticamente invulnerable e inmortal.

Este síndrome se produce generalmente entre estadounidenses y europeos que viajan a países asiáticos (India, Bangladesh, Nepal) para un «reinicio».

El problema no es el síndrome en sí, sino que en tal estado una persona es extremadamente vulnerable y puede ser manipulada por otras personas.

En el año 2000 el psiquiatra francés Hérault, en su libro «Made in India», describió la experiencia de tratar a sus compatriotas en la ciudad de Mumbai: «Algunos se encerraron en sí mismos, otros se negaron a comer y cayeron en el agotamiento. Otros practicaron yoga sin dormir ni descansar. Muchos fueron atraídos a sectas y cultos. Algunos casos resultaron en hospitalizaciones».

Síndrome de Paris


El término fue acuñado en 1986 por el psiquiatra francés Hiroaki Ota. El síndrome afecta principalmente a los japoneses. Y es que los turistas que viajan a París sueñan con ver una romántica «ciudad del amor», algo así como una ciudad de revista.

Cuando se dan cuenta de que la capital de Francia puede ser una ciudad sucia y ruidosa, y casi nadie habla japonés, los viajeros sufren un shock psicológico. La falta de sueño, un vuelo largo y una cocina desacostumbrada agravan la situación.

Cada año, una docena de turistas japoneses, en su mayoría personas mayores, que no exploran la ciudad en Internet antes de viajar, solicitan ayuda psicológica después de visitar Francia.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.