7 castillos cerca de Lisboa, en Portugal

La mayoría de los castillos portugueses no tienen fachadas tan fabulosas como otros castillos europeos. Sin embargo, tienen un encanto especial y un diseño único.

Construidos generalmente de piedra beige con un tinte marrón-naranja, los castillos de Portugal suelen tener un aspecto «soleado». Así, si viajas a Lisboa y te cansas del ruido de la capital portuguesa, puedes hacer una excursión de un día a uno de los castillos que te presentamos a continuación.

1.- Castillo de Leiria


Castillo Leiria

Si viajas a la ciudad de Leiria, de debes perderte su principal atracción: el majestuoso castillo de Leiria. El castillo no es como los fabulosos edificios en Alemania, pero nadie dijo que las fortificaciones defensivas tuviesen que ser glamorosas. El castillo de Leiria tiene una belleza especial, con su colorido techo de tejas rojas y ventanas curvas. Este complejo defensivo medieval también alberga la «Iglesia de Nossa Senhora da Pena» y el palacio real. Una vez finalizada la construcción en 1135, el castillo fue saqueado y destruido después de solo cinco años. El complejo sufrió una extensa renovación en el siglo XX. Leiria está a aproximadamente 1 hora y media en coche desde Lisboa.

2.- Evoramonte


Castillo Evoramonte

El impresionante castillo portugués de Evoramonte parece que fue creado por capas. La construcción de la fortaleza comenzó en el siglo XIV. La estructura rectangular tiene torres redondas y está ubicada en una colina, ofreciendo amplias vistas panorámicas del pueblo de mismo nombre. Los grandes nudos de su fachada son un símbolo de la Casa de Braganza, al igual que las esculturas que rodean la fortaleza. El interior del castillo, con sus techos abovedados, está sostenido por enormes columnas. Fue en este lugar donde se firmó el famoso acuerdo de 1834 que puso fin a las guerras civiles internas. La forma más rápida de llegar desde Lisboa hasta Evoramonte es en coche por la A2 y la A6.

3.- Castillo de los Moros


Castelo dos Mouros
Muralla del castillo de los Moros y, a la derecha, Palacio Nacional da Pena (punto 7 de esta lista).

El castillo de los Moros se encuentra a menos de 30 kilómetros de Lisboa, en Sintra. El nombre «Castelo dos Mouros» lo obtuvo ya que fue construido por los moros en el siglo VIII. En el momento de la Reconquista, el castillo fue tomado por los cristianos. La capilla de la fortaleza fue dañada gravemente durante un terremoto de 1754, con un colapso adicional en las décadas siguientes. El castillo fue finalmente abandonado y la restauración parcial comenzó a mediados del siglo XIX. Durante sus días de gloria, el castillo estaba protegido por altos muros de piedra y enormes torres irregulares. Hoy en día, la mayor parte del complejo está en ruinas, pero al subir a las almenas uno se ve recompensado con hermosas vistas de Sintra.

4.- Castillo de Almourol


Castelo de Almourol

Los investigadores creen que el castillo de Almourol se encuentra en el sitio de antiguas ruinas romanas. Todavía no está claro quién realizó las actualizaciones posteriores. En cualquier caso, el castillo es considerado un ejemplo vívido de monumentos militares medievales del período templario. El castillo está ubicado en una colina de granito de una pequeña isla en medio del río Tajo, el río más largo de la Península Ibérica. Fue la fortaleza defensiva más grande que separó las regiones cristianas y árabes de Portugal. Significativamente dañado durante un terremoto del siglo XVIII, el castillo fue reconstruido en el estilo del romanticismo de la época.

5.- Torre de Belém


TORRE DE BELÉM

Entre las fotos más típicas de Portugal se encuentran las de la Torre de Belém. Este hito de Lisboa es ampliamente utilizado como un símbolo del país. Su construcción comenzó el siglo XVI, ubicando la maravillosa torre a orillas del río Tajo, en la capital del país. La torre protegió el puerto de Lisboa de los asaltantes marítimos. Cuando los marineros portugueses comenzaron a viajar por el mundo en el siglo XVI, la Torre de Belém fue el último edificio que veían antes de salir de su tierra natal, reuniéndose en este mismo lugar a su regreso. Esta torre es, con diferencia, el punto de referencia más conocido y visitado de Portugal.

6.- Castillo de Óbidos


castillo de Obidos

El pueblo de Óbidos tiene una larga historia y precede a los romanos, aunque su castillo fue construido en el siglo XII. El complejo fortificado a menudo se denomina «regalo de bodas», ya que el rey se lo presentó a su prometida en 1282. Este castillo medieval está ubicado en una colina y sus murallas (de 1565 metros de longitud) rodean el pueblo, como era costumbre en los viejos tiempos. Una característica del castillo de forma trapezoidal son sus altas torres y exquisitos patios. Su construcción es considerada una brillante obra maestra de la arquitectura medieval debido a su combinación de estilo románico, gótico y barroco. Ubicado a aproximadamente una hora de Lisboa, el Castillo de Óbidos está listo para alojar a los huéspedes en su hotel de lujo.

7.- Palacio Nacional da Pena


Palácio Nacional da Pena, Sintra

En un día despejado, se puede ver fácilmente el Palacio Nacional da Pena directamente desde Lisboa, aunque se encuentra en una colina en Sintra. El palacio fue construido sobre las ruinas de un antiguo monasterio y tiene el diseño más fabuloso de todos los castillos portugueses. Se le considera un excelente ejemplo de la arquitectura romántica del siglo XIX en Portugal. El palacio está ubicado en el centro de un parque con más de 500 especies de árboles de todo el mundo. El Palacio Nacional de Pena es una de las atracciones más visitadas del país. Una excursión de un día desde Lisboa se puede combinar fácilmente con una visita al cercano castillo de los Moros (punto 3 de esta lista).










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *