Abadía de Bellapais, ejemplo de arquitectura gótica medieval en Chipre

La abadía de Bellapais se considera el ejemplo más llamativo de la arquitectura gótica medieval en el norte de Chipre. Su fundación se atribuye a Hugo III (1235-1284), el primer rey de la dinastía Lusignan, y a día de hoy se encuentra parcialmente en ruinas.

Origen de la abadía

Se sabe que el rey Hugo III de Chipre era una persona muy piadosa y, además, también era un mecenas de las artes. Así, Hugo III aportó fondos propios para la construcción de la abadía.

Sin embargo, la felicidad de Hugo una vez se completó la abadía, no duró demasiado. Con la invasión de los genoveses, la abadía fue salvajemente saqueada y destruida. Y mientras la cercana fortaleza de Kyrenia estaba sitiada, las tropas enemigas sacaron todo lo que se podía sacar de la abadía.

Los monjes benedictinos que anteriormente la habitaban se quedaron sin nada y la cultura mundial perdió al menos cien reliquias únicas.

bellapais abadia chipre
Vista aérea de la abadía de Bellapais en Chipre.

El nombre de la abadía, y del pueblo en el que se sitúa, Bellapais, se puede traducir como «Abadía del mundo hermoso«. Aunque durante el curso de la historia se le asignó otro nombre, «Abadía blanca«, y es que los novicios del monasterio vestían ropas blancas.

La Abadía de Bellapais también es conocida popularmente como la «Abadía de la Paz«.

Época de desobediencia

Más tarde, durante el reinado de los venecianos, la situación de la abadía empeoró. Pero esta vez moralmente hablando.

Los santos principios de bondad y castidad, establecidos por Hugo III, se cumplieron exactamente de manera opuesta. La situación llegó a tal punto que los monjes, que habían perdido todo lo que tenían de valor, comenzaron relaciones carnales con mujeres (con varias a la vez) y sus hijos ilegítimos predominaban entre los novicios del monasterio.

Por cierto, sobre esta época existe una leyenda acerca de las cuatro tuyas (cipreses) del patio de la abadía.

Una vez el abad de la abadía atrapó a dos monjes con sus amantes, el castigo fue cruel: se le dio la orden de matar y enterrar a los cuatro libertinos en las cuatro esquinas del patio de la abadía, plantando una tuya (o thuja) sobre cada tumba. De esta manera el abad condenó a los pecadores a la eterna cercanía e inaccesibilidad al mismo tiempo.

De hecho, hasta el día de hoy, estos cuatro árboles coronan el patio de la abadía.

bellapais abadia
Imagen de las cuatro tuyas en el patio de la abadía de Bellapais.

La abadía hoy en día

La antigua gloria volvió a la abadía de Bellapais ya en nuestro siglo, cuando el norte de Chipre comenzó a estudiarse seriamente. Y a pesar de que el complejo se encuentra en un estado ruinoso, aún conserva restos de los edificios del paisaje original.

De la abadía original sobrevive casi por completo la antigua iglesia, decorada con frescos medievales, el refectorio (comedor monástico), un sótano, así como algunos arcos, escaleras y columnas.

abadia bellapais
Ruinas de la abadía de Bellapais.

Hay un café al aire libre en el territorio de la abadía en el que se ofrece café turco y dulces orientales acompañados de una deliciosa vista panorámica del mar. Además, la sala del antiguo refectorio ahora está equipada con un lugar para conciertos y festivales.

Recorriendo la abadía de Bellapais

Información práctica

La abadía de Bellapais se encuentra en el pueblo del mismo nombre, Bellapais, en las estribaciones de la cordillera de Besparmak, a pocos kilómetros de Kyrenia.

Cuenta con un aparcamiento para vehículos. A fecha de publicación de este post, no hay forma de llegar mediante transporte público, pero un taxi puede salir económico (alrededor de 10 USD/EUR). Desde la plaza central del pueblo hasta la abadía se puede llegar en menos de 10 minutos. Incluso también se puede ir caminando.









Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *