Alai Minar: el minarete inacabado de Alaudín

Qutab Minar, en Delhi, es un destacado punto de referencia de la India. Este minarete de color arenisca con intrincadas inscripciones y detallados relieves, fue erigido a finales del siglo XII por Qutb-ud-din Aybak para celebrar la victoria de Muhammad de Gur contra los gobernantes rajput de Delhi.

Se cree que Aybak se inspiró en su contemporáneo: el gran sultán Ghiyas ud-Din, quien construyó una torre similar en Afganistán (Minarete de Jam) para conmemorar otra victoria solo unos años antes. Durante los siguientes ocho siglos, el Qutub Minar sería la atracción principal en una región repleta de monumentos y ruinas de cientos de años de gobierno del sultanato.

Qutub Complex
Qutub Minar, con 72,5 metros de altura y 12,3 metros de diámetro en su base.

Poco más de cien años después de la colocación de los primeros ladrillos de del Qutab Minar, un gobernante muy ambicioso y despiadado llamado Alaudín (Ala-ud-din Khalji) asedió el trono de Delhi, tras deshacerse de su antecesor, su tío y suegro, Jalal-ud-din. Como un gran soldado y general, Alaudín sometió rápidamente a los reyes de los reinos vecinos y extendió el alcance de su dinastía (Khalji) desde Afganistán, en el norte, hasta la península de Decán, en el sur. A Alaudín le encantaba atacar a los reinos hindúes, ya que los rajás hindúes eran tremendamente ricos. El botín de guerra mantuvo sus ambiciones militares a flote.

Qutab minar
Detalles de Qutab Minar.

Muchos historiadores describen a Alaudín como un bárbaro debido a la crueldad con la que atacó y se apoderó de los reinos. Después de la captura de Chittorgarh en 1.303, Alaudín ordenó masacrar a 30.000 hindúes locales. En 1.298, entre 15.000 y 30.000 personas cerca de Delhi, que recientemente se habían convertido al Islam, fueron asesinadas en un solo día debido a los temores de un levantamiento. Alaudín le quitaba la vida a cualquiera que sospechara de ser una amenaza para su poder. Incluso cuando sospechó que dos de sus sobrinos se estaban levantando en rebelión, primero ordenó sacarles los ojos y después los decapitó.


Ala-ud-din Khalji, Alaudín.

Después de una gran victoria en la península de Decán, Alaudín decidió construir una enorme torre similar a Qutab Minar, a escasos metros de la misma, para conmemorar su proeza: su construcción sería más grande y más alta. Quería una estructura que fuese el doble de alta que Qutab Minar, para de esta forma ser recordado como el único sultán que se atrevió a crear una obra maestra tan monumental que era más grandiosa y más espectacular que la construida por Qutb-ud-din Aybak.

Alaudín pretendía que su torre, Alai Minar, cubriese con su sombra a Qutab Minar.

Alai Minar
A la izquierda Alai Minar. A la derecha, Qutab Minar.

La construcción de Alai Minar, la torre de Alaudín, no se llegó a completar. Las obras se detuvieron cuando Alaudín fue asesinado por el comandante Malik Kafur en 1.316. La regencia de Kafur duró solo un mes, hasta que él mismo fue asesinado por los ex guardaespaldas de Alaudín.

Alai minar
Base de la torre Alai Minar.

El hijo mayor de Alaudín, Mubarak Shah, le sucedió como el nuevo sultán, pero no después de haber cegado a su hermano menor para evitar que accediera a su trono. Teniendo en cuenta estas inquietantes dinámicas familiares, no es de extrañar que el hijo de Alaudín estuviese algo menos ansioso por cumplir los deseos de su padre de construir la torre.

Alai Minar nunca pudo llegar a dar sombra a Qutub Minar.

Alai Minar
Alai Minar a la derecha y Qutab Minar a la izquierda.

La torre Alai Minar inacabada, de 24 metros de altura, se puede ver hoy en día al norte de Qutub Minar, de 72,5 metros de altura.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *