Angels Flight, el elevador de Los Ángeles

Angels Flight es un histórico ferrocarril elevador ubicado en el barrio de Bunker Hill de la ciudad de Los Ángeles, California. Conocido como el “ferrocarril más corto del mundo“, Angels Flight se abrió en 1.901 en lo que fue uno de los barrios más de moda de la ciudad.

Sus dos vagones de nombre Sinaí y Olivet, transportaron a los ciudadanos de arriba a abajo a través de una empinada pendiente entre Hill y Olive. Aunque el viaje es corto, 96 metros, y dura solo un minuto, se cree que Angels Flight ha transportado a más pasajeros por kilómetro que cualquier otro ferrocarril en el mundo. Más de cien millones de pasajeros se subieron a sus vagones en sus primeros 50 años.

Angels Flight sufrió su primer revés en 1.969 cuando el área de Bunker Hill sufrió una importante urbanización con casas antiguas siendo demolidas y reemplazadas por edificios comerciales de gran altura. El elevador fue desmantelado y sus vagones fueron llevados a un oscuro almacén durante 27 años. Finalmente, después de mucho esfuerzo local y molestias burocráticos, Angels Flight se volvió a abrir en 1.996.

Angels Flight sufrió su segundo revés en 2.001, esta vez debido a un accidente que provocó la muerte de un pasajero y lesiones a varios otros. El funcionamiento del elevador fue suspendido por motivos de diseño inadecuado y por el incumplimiento de los estándares de seguridad, además de por falta de mantenimiento. El elevador permaneció cerrado durante 9 años, mientras que fue reparado, siendo sustituido el sistema de accionamiento y el de seguridad. Se volvió a abrir en 2.010.

En 2.013, hubo otro accidente en el que un vagón descarriló. Y aunque no hubo heridos, los reguladores estatales son ahora reacios a reabrir Angels Flight hasta que se resuelvan todos sus problemas de seguridad, incluyendo la construcción de una pasarela de evacuación junto a las pistas. La junta también quiere que los operadores a presenten un plan detallado de cómo mantener a los pasajeros a salvo en casa de accidente.

Los requisitos de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte no se han aplicado aún, y como tal, el futuro de Angels Flight es incierto.

Hoy en día, los vagones de color naranja y negro de Angels Flight se encuentran inmóviles, a medio camino de la rampa del elevador, a la espera de volver a transportar pasajeros como lo hicieron hace más de 100 años.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario