Miguel Wattson, la anguila que enciende un árbol de Navidad

Quienes viajen a la ciudad de Chattanooga, en el estado de Tennessee (Estados Unidos), podrán encontrar una impactante e inusual «atracción» durante esta época navideña en el actuario de Tennessee (Tennessee Aquarium). Una anguila eléctrica, con el nombre de Miguel Wattson, está alimentando un árbol de Navidad decorado festivamente a pocos centímetros de su tanque.

Cada vez que Miguel Wattson libera una descarga eléctrica, los sensores en el tanque captan las señales, las amplifican y las envían a las luces que decoran el árbol de Navidad. De este modo, cada vez que ves parpadear las luces, sabes que Miguel Wattson está tramando algo.

Una anguila eléctrica generalmente descarga muy poco, alrededor de 10 voltios, cuando está tranquila o navegando en la oscuridad (las anguilas tienen una vista muy pobre, por lo que usan sacudidas eléctricas de la misma manera que los murciélagos emiten ondas para encontrar obstáculos). Sin embargo, cuando las anguilas se ven en la obligación de buscar comida y cazar, o simplemente están más activas, emiten voltajes más fuertes. Una anguila adulta, de más de cuatro pies (1,20 metros) de largo, puede descargar hasta 800 voltios, lo suficiente como para aturdir a las presas que planea devorar.

Miguel Wattson
Anguila Miguel Wattson en el acuario de Tennessee.

En el caso que estamos viendo hoy, Miguel Wattson tiene hasta su propia cuenta de Twitter. Los ingenieros del acuario de Tennessee cablearon el tanque de la anguila con una sonda que detecta sacudidas eléctricas y las convierte en tweets predefinidos como «KA-ZOINKS!!!» o «KLA-BUZZZ». La cuenta ha atraído ya a más de 40.000 seguidores.

Miguel no es la primera anguila en encender árboles de Navidad. En 2012, una anguila en un acuario de la ciudad de Sandy, Utah (Estados Unidos), realizó una actividad similar. Otra anguila en Japón encendió las luces navideñas de 2015.

Ahora, el acuario de Tennessee espera hacer de este espectáculo eléctrico de Navidad de Miguel Wattson una tradición anual.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *