El árbol de Navidad de Gubbio, el más grande del mundo

Cada año, en la pequeña ciudad medieval de Gubbio, en el norte de Italia, se enciende el árbol de Navidad más grande del mundo en las laderas del monte Ingino, a las afueras de la ciudad. El “árbol” no es un árbol real, más bien es una forma conseguida a base de luces. Este peculiar árbol se extiende a lo largo de 650 metros por la pendiente del monte, y está compuesto por casi un millar de luces multicolores y más de 10 kilómetros de cableado. Una estrella fugaz brilla en la parte superior con 250 luces. En el año 1.991, el Libro Guiness de los Récords galardonó a este árbol como el “árbol de Navidad más grande del mundo”.

La tradición comenzó cuando la gente de Gubbio decidió celebrar la Navidad de una manera diferentes, fue en el año 1.982 cuando se iluminó por primera vez. Desde entonces, en la víspera de la fiesta de la Inmaculada Concepción (7 de diciembre) el árbol de ilumina y permanece encendido durante un mes. En la ceremonia de encendido de 2.011, el árbol fue iluminado por nada menos que por su Santidad el Papa Benedicto XVI, quien lo hizo a través de un conmutador virtual desde el Vaticano.

Aunque el esquema del árbol permanece de una manera permanente en la montaña, con cientos de bombillas para atornillar y miles de metros de cables, la preparación requiere un comité especial de voluntarios durante 3 meses cada año. Desde el año 2.010, la potencia necesario para iluminar el árbol es proporcionada por células solares.

El árbol es visto como la glorificación de su santo patrón, Sant-Ubaldo, obispo del siglo XII de Gubbio enterrado en la Basílica de San Ubaldo, en la parte superior del monte Ingino, donde se encuentra la estrella iluminada.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario