Arco de Dolabella en la colina de Celio, en Roma, Italia

Este pequeño arco romano fue transformado en vivienda por el fundador de la Orden Trinitaria.

Colina de Celio es una de las siete colinas de Roma originales y un agradable escape del bullicio de la ciudad. En esta zona hay iglesias, huertos y las verdes veredas de un parque menos conocido en Roma: Villa Celimontana. Esta región da la bienvenida al visitante casual a un entorno prácticamente intacto desde el siglo XIX.

Colina de Celio está plagada de historia y monumentos poco conocidos. Los visitantes atentos que caminen desde el Coliseo podrán observar las colosales arcadas del Aqua Neroniana y el acueducto que Nerón construyó.

Arco de Dolabella

Siguiendo las arcadas y subiendo la colina a lo largo del Clivus Scauri, al final de la carretera, los visitantes caminarán bajo una antigua puerta de travertino oculta. Parece soportar el peso de los acueductos superiores, siendo una obra completada en la época de la dinastía Severa alrededor del siglo III d.C.

Este arco es conocido como arco de Dolabella, o arco de Dolabella y Silano.

Arch of Dolabella

Una inscripción descolorida celebra el trabajo de los cónsules del año 10 d.C. Dolabella y Silano, quienes pudieron haber reconstruido el arco en el mismo lugar donde una vez hubo una puerta de las antiguas murallas servianas. Se la conocía como la Puerta Celimontana.

Arch of Dolabella and Silanus (Arcus Dolabellae et Silani), Caelian Hill, Rome, Italy

Cuenta la tradición que esta ruina romana fue convertida en una humilde vivienda por el fundador de la Orden de los Trinitarios, San Juan de Mata. La orden fue aprobada por el Papa Inocencio III en 1198. La misión principal de la orden era rescatar a esclavos cristianos del cautiverio en el norte de África.

arco Dolabella

Se estima que la orden de Juan de Mata rescató aproximadamente a 7.000 esclavos cristianos. A principios del siglo XIII, la Iglesia proporcionó a la orden un convento, una iglesia y el hospital de Santo Tomás in Formis, en la colina de Celio.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *