Bächle, los arroyuelos de Friburgo

La ciudad alemana de Friburgo, en el borde de la Selva Negra, tiene una atracción curiosa: pequeñas corrientes de agua que fluyen a través de la ciudad en canales abiertos hundidos en el pavimento.

Durante un día caluroso, de los cuales hay muchos en Friburgo, se pueden ver a personas relajándose con los pies sumergidos en el agua fría de estos canales. A los niños les encanta chapotear en las aguas poco profundas, saltar, correr y hacer flotar botes de papel mientras se divierten. Y si un turista cae accidentalmente en uno, según la sabiduría local, están destinados a casarse con algún local de Friburgo.

Friburgo Bächle

El inusual sistema de alcantarillado de la ciudad, conocido localmente como Bächle (diminutivo de arroyo), fue utilizado durante una época para llevar agua del río Dreisam hasta la ciudad, para poder así alimentar al ganado y combatir los incendios. El Bächle se documentó por primera vez en el año 1.220, pero la excavación arqueológica sugiere que existieron al menos cien años antes desde el momento en que se fundó Friburgo.

Friburgo

La construcción de cursos de agua parece algo natural aquí, ya que la ciudad original se construyó convenientemente en una pendiente. Pero a medida que la población se expandía y se hacía difícil que el agua llegara a las partes más nuevas, la antigua ciudad se elevó hasta tres metros para que todo el sistema Bächle pudiese funcionar correctamente y llegar a todos los rincones. El agua transportada por el Bächle no era para beber, sino solo para alimentar al ganado y para irrigar los campos. Estos canales también funcionaban como canaletas de agua de lluvia que transportaban toda la suciedad de las calles.

Bächle

Una de las descripciones más poco halagüeñas acerca del Bächle vino del erudito Erasmus de Rotterdam en el siglo XVI. En una carta al político holandés Gaspar Schetz, Erasmus escribió:

Aquí hay una gran impureza. A través de todas las calles corre un arroyo artificialmente manejado. Con esto me refiero a los sangrientos jugos de carniceros, el hedor de todas las cocinas, la suciedad de todas las casas, el vómito y la orina, incluso las heces de las casas que no tienen letrinas. Con este agua se lavan los platos, se limpian las copas de vino e incluso las ollas.

Arroyuelos de Friburgo

El sistema Bächle corría originalmente por mitad de la carretera y, a día de hoy, se puede ver en varias calles céntricas de Friburgo. Sin embargo, con el aumento de la población y el tráfico por carretera, el Bächle se convirtió en una molestia y, a mediados del siglo XIX, los canales se trasladaron al borde de los caminos, siendo la mayoría cubiertos con placas de madera o hierro.

Arroyuelo

Los arroyos de agua que fluían a través de las calles de las ciudades eran comunes en los viejos tiempos. El viajero italiano del siglo XV, Antonio de Beatis, escribió sobre Innsbruck (Austria) que las calles eran “amplias y tenían muchos canales de agua y fuentes”. Por otro lado, en la ciudad alemana de Goslar, el río Gose ya había sido redirigido a través de la ciudad alrededor del año 1.200 y suministraba agua potable a la población.

Muchos pueblos y ciudades alemanas, además de Friburgo, conservan todavía cursos de agua por medio de sus calles, aunque los Bächle de Friburgo son los más famosos del país.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario