Bahrain World Trade Center, un edificio de turbinas

En los últimos años, la construcción de “edificios verdes” se ha incrementando a un ritmo casi exponencial en el mundo desarrollado, centrándose en un diseño ambientalmente responsable y eficiente de los recursos. Esto incluye, desde el uso de materiales naturales disponibles localmente para poder generar energía para cubrir los gastos energético de los edificios, hasta reducir la dependencia de la red eléctrica. Aunque la mayoría de los edificios aprovechan la energía del sol, hay uno que ha elegido una fuente de energía menos convencional, al menos, para un edificio, el viento.

El Bahrain World Trade Center, situado en el paseo marítimo de Manama, en Baréin, es el primer rascacielos del mundo en integrar aerogeneradores en su diseño. Las turbinas, muy visibles, se ven como una fuerte declaración icónica sobre la importancia de las fuentes de energía alternativas hoy en día.

Las dos torres de 50 pisos están vinculados a través de tres skybridges, cada uno con una turbina de viento de 225 kW, con un total de 675 kW de capacidad de energía eólica. Cada una de estas turbinas miden 29 metros de diámetro, y están alineadas hacia el norte, que es la dirección desde la cual el aire sopla desde el Golfo Pérsico. Los edificios con forma de vela, a ambos lados, están diseñados para canalizar el viento, acelerando el paso de este hacia las turbinas.

Este perfil aerodinámico asegura que cualquier viento que venga dentro de un ángulo de 45° a cada lado del eje central, creará una corriente de viento que quedará perpendicular a las turbinas. Esto permite que el edificio pueda aprovechar el 70% de la energía eólica de Baréin.

Se espera que las turbinas de viento para proporcionen entre un 11 y un 15% del consumo de potencia total de las torres, o aproximadamente, de 1,1 a 1,3 GWh al año. Las tres turbinas se encendieron por primera vez en abril de 2008.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario