El bosque fantasma de Neskowin

En la pequeña ciudad costera de Neskowin, en el condado de Tillamook, Oregon, Estados Unidos, entre Lincoln City y Pacific City, se encuentran los restos de un antiguo bosque de abetos Sitka. Durante casi 300 años, los troncos del “bosque fantasma” se habían escondido bajo la arena, hasta que fueron descubiertos en el invierno de 1.997-1.998, cuando una fuerte tormenta azotó la costa de Oregon.

La tormenta erosionó parte de la playa, revelando un centenar de tocones incrustados. Antes del gran descubrimiento, los troncos eran una mera leyenda local, pues los residentes del Condado de Tillamook, sostenían que solo salían una vez cada varias décadas, y únicamente durante un corto periodo de tiempo. Desde el invierno de 1998, el Bosque Neskowin se ha convertido en un elemento permanente en la playa.

Los tocones del bosque fantasma se estiman en aproximadamente 2.000 años de antigüedad, y cuando estaban vivos, se cree que los árboles habrían alcanzado unos 45-60 metros de altura. La datación por carbono de los tocones reveló que el bosque había muerto entre los años 1.680 y 1.720. Los investigadores razonaron que un gran terremoto en el noroeste podría haber matado a los árboles del bosque fantasma, y el posterior tsunami generado por el sismo podría haber envuelto a los árboles en la arena.

En referencia a viejos manuscritos japoneses, los investigadores encontraron que un tsunami había ocurrido entre 1.680 y 1.720. Los anillos de los árboles de los tocones revelaron que estos estaban vivos y sanos a finales de 1.699, pero muertos en la primavera de 1.700. Ahora se cree que un terremoto golpeó la costa de Oregon en el año 1.700, y que fue el causante de la muerte del bosque.

El bosque fantasma en Neskowin no es particularmente bien conocido, pero se dice que vale la pena visitarlo.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario