Cabezas gigantes de la realeza británica

Mientras que se conduce por la carretera B3024 hacia Windsor, en el condado de Berkshire (Inglaterra), se pueden ver campos llenos de caballos, setos y casitas dispersas.

Hasta aquí todo parece normal, pero una vez se dobla una esquina, dos enormes cabezas que se asemejan a la reina Isabel II y al príncipe Felipe irrumpen en el paisaje. Según se dice, las esculturas han convertido a la reina en una aterradora criatura alienígena, con labios blancos sin sangre en la cabeza, mientras que Felipe es un cruce entre Doc de Regreso al Futuro y un Caminante Blanco de Juegos de Tronos.

Cabezas reales

Las cabezas tienen más de 3 metros de altura cada una y están construidas de una mezcla de yeso y terracota. El cabello, está hecho a partir de flores artificiales y hierbas. Con características como pelotas de tenis para los ojos y aretes de brillantes colores (en el caso de Isabel), las majestuosas cabezas están bellamente representadas y formaron parte de las celebraciones del Jubileo (Año Santo).

cabeza reina

El residente local Ben Bennett, dueño de una empresa de eliminación de residuos, recicló las cabezas después de encontrarlas en Chelsea tras de las celebraciones del Jubileo. Las cabezas de terracota de sus altezas se llevaron inicialmente a un basurero local, por lo que Bennett decidió llevárselas a su jardín de Oakley Green, a menos de 5 kilómetros del Castillo de Windsor, donde la Reina y el Duque de Edimburgo pasan la mayoría de los fines de semana.

“Poco después de instalar las dos cabezas, estaba en el salón cuando miré por la ventana y vi cinco o seis Range Rovers frente a las estatuas. ¡Estoy seguro de que era la Reina, quería verlas!”, dijo Bennetten.

Bennett no solo colecciona recuerdos reales, su jardín también tiene una cabina telefónica, una antigua caravana en miniatura y varias estatuas, incluyendo un guerrero mongol montado a caballo, adornado con luces de colores.

Las cabezas son claramente visibles mientras se conduce a lo largo de la carretera B3024, desde Ascot Road hasta Windsor (en la parte izquierda). Y aunque el jardín y la casa no están abiertos al público, el Sr. Bennett a menudo se alegra de mostrar a los turistas sus creaciones: la casa y jardín trasero contienen una variedad de tesoros adicionales. Si se prefiere no molestar, es fácil ver las cabezas y tomar fotografías desde la carretera.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario