Campanópolis, un pueblo medieval en Argentina

Un hombre de negocios argentino, luchando contra un cáncer terminal, tuvo la genial idea de construir un caprichoso pueblo medieval llamado Campanópolis utilizando materiales reciclados.

Campanópolis se sitúa en la localidad de González Catán, en la provincia de Buenos Aires, Argentina, y es accesible a través de P10 (Argentina). Campanópolis fue el punto culminante de Antonio Campana, un millonario que al serle diagnosticado cáncer de garganta terminal decidió vender todo lo que tenía y dedicar el resto de su vida a construir un sueño.

Campanopolis

La tierra que Antonio compró en 1.976 se encuentra en la confluencia de dos arroyos y linda con una reserva ecológica. Sin embargo, la ubicación pastoral se echó a perder rápidamente cuando una agencia estatal expropió la propiedad para usarla como vertedero. Para cuando la larga batalla legal de Campana para recuperar la posesión de la tierra finalmente tuvo éxito, el terreno ya estaba enterrado bajo varios años de basura. Si bien la tierra ya no era apta para el pastoreo de ganado (que originalmente había sido parte de su plan), no se inmutó en sus ambiciones arquitectónicas.

Campanopolis

Después de nivelar la tierra y limpiar más de dos millones de metros cúbicos de basura, la construcción de lo que se convertiría un encantador pueblo medieval llamado Campanópolis comenzó en 1.980. Hoy en día Campanópolis es un pequeño pueblo completo, construido en un estilo ecléctico que ha invitado a menudo a realizar comparaciones con un set de filmación de Tim Burton.

Campanopolis

Los edificios están hechos principalmente con materiales recuperados de la demolición de otros edificios y vendidos como salvamento. Durante todo el proceso de construcción, Campana participó en innumerables subastas para comprar puertas, vallas, portones y columnas, así como detalles decorativos como una antigua silla de peluquería, un antiguo ascensor y cien máquinas de escribir. Una parte importante de la aldea está hecha de materiales recolectados de líneas de ferrocarril obsoletas.

Campanopolis

Todo este trabajo fue diseñado y dirigido por un hombre que no tenía experiencia en arquitectura y que trazó planes sobre la marcha a medida que el proyecto evolucionó. Además de la aldea, Campana también plantó más de 100.000 árboles y otras plantas. En general, la aldea ocupa aproximadamente 20 hectáreas de la propiedad de 200 hectáreas que compró.

Museo del Hierro
Museo del Hierro en Campanópolis.

El surrealista pueblo presenta fuentes, puentes, un lago artificial con muelle, una iglesia, un molino de viento holandés, calles empedradas, un “Museo de la Madera” y una “Casa de la Escoria”, así como un sinnúmero de otros edificios, torres, pasajes y rincones secretos para explorar.

Campanopolis

A Campana le dijeron en 1.976 que solo le quedaban cinco años de vida, sin embargo, logró sobrevivir otros 24 años más, tiempo durante el cual trabajó incansablemente en Campanópolis. Cuando murió, el desarrollo adicional se detuvo y ahora son sus hijos quien mantienen el lugar. Lamentablemente, los planes adicionales soñados por Antonio de su ciudad medieval siguen sin completarse, y es algo que parece que seguirá así durante mucho tiempo.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario