Campo del Cielo, un campo de meteoritos

Hace aproximadamente 4.500 años, una gran roca espacial cayó en Argentina. Pero no cayó en una sola pieza. Se rompió en cuanto entró en la atmósfera de la Tierra creando una lluvia de meteoritos con piezas que van desde unos pocos gramos a varias toneladas. La mayor parte de los fragmentos más grandes cayeron sobre una estrecha franja de tierra de varios kilómetros cuadrados que ahora es conocida como el campo de meteoritos “Campo del Cielo”. El sitio está ubicado en la frontera entre las provincias de Chaco y Santiago del Estero, a 1.000 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

El impacto dejó al menos 26 cráteres dentro en el Campo del Cielo – un área de 3 kilómetros de ancho y 18,5 kilómetros de largo. El meteorito más grande que se registró fue de 115 metros de diámetro. Algunos fragmentos de meteoritos perforaron profundos agujeros en la tierra, como en el caso de un meteorito de 14 toneladas que creó un túnel de 25 metros de largo y 8 metros de profundidad. Se estima que estas rocas golpearon la superficie de la Tierra a unos 14.400 kilómetros por hora.

Antes de entrar en la atmósfera, el asteroide, probablemente, pesaba unas 600 toneladas. La mitad de masa se quemó a su entrada y las restantes 300 toneladas impactaron en la tierra en varios sitios. Cerca de 100 toneladas de meteoritos se han recuperado de Campo del Cielo hasta ahora, siendo la pieza más grande el denominado “El Chaco”, de 37 toneladas. Es el segundo meteorito más pesado recuperado de una sola pieza en la Tierra se refiere, después del meteorito Hoba.

Gran parte de las masas de los meteoritos permanecen enterradas y dispersas en pequeños fragmentos a través de una amplia zona exterior de Campo del Cielo. Hay miles de pequeñas piezas de meteoritos en toda la región. Es ilegal recogerlos, pero los robos ocurren a diario. Es más, por internet se pueden comprar piezas de meteoritos de Campo del Cielo a varios vendedores desde precios que comienzan en los 10 dólares. Algunos incluso trataron de robar El Chaco en 1.990, pero el plan fue frustrado.

Campo del Cielo fue descubierto por primera vez en 1.576 por los miembros de un equipo de exploración española, pero el sitio ya era bien conocido entre los nativos, quienes afirmaban con sorprendente exactitud que las rocas habían caído del cielo. Al lugar le llamaron Piguem Nonraltá, que se traduce como Campo del Cielo.

La expedición española que se adentró en Campo del Cielo por primera vez pensó que habían encontrado una mina de hierro. Recogieron muestras e hicieron un informe, pero el sitio cayó en el olvido rápidamente, hasta 1.774, cuando fue re-descubierto por una segunda expedición. El nuevo equipo que piso Campo de Cielo no creía que la piedras habiesen caído del cielo, y asumieron que se habían formado por una erupción volcánica. Fue entonces cuando se enviaron muestras para su análisis a la Royal Society de Londres, y se descubrió el verdadero origen de las rocas.

Hoy en día Campo de Cielo se protege mejor de lo que se hacía hace unas décadas. El único área abierto a los visitantes es el Parque Provincial de los Meteoritos, en el que se encuentra El Chaco y algunos otros impresionantes objetos dignos de ver.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario