Hiperrealismo en esculturas de mármol de Cappella Sansevero, en Nápoles

A finales del siglo XVI y tras recuperarse milagrosamente de una grave enfermedad, Giovan Francesco di Sangro, el duque de Torremaggiore, erigió una capilla en agradecimiento a la Virgen María en los jardines de su casa familiar en el corazón de Nápoles, en Italia.

Esta capilla, llamada «Cappella Sansevero de’ Sangri» o «Pietatella», alberga en la actualidad algunas de las obras de arte más extraordinarias de los principales artistas italianos del siglo XVIII. Entre los artistas, en el centro de la nave, hay una figura reclinada de Cristo cubierta con una mortaja tallada en el mismo bloque que la estatua. La mortaja parece tan realista que se rumorea que el escultor, Giuseppe Sanmartino, habría puesto un velo real sobre la escultura para luego transformar ese velo en mármol mediante un proceso químico.


Cristo Velado de Antonio Corradini.

La escultura, conocida como «Cristo Velado» (Cristo Velato) fue originalmente iniciada por otro escultor llamado Antonio Corradini, quien fue mejor conocido por sus representaciones ilusorias veladas de mujeres donde los contornos de su cara y cuerpo eran perceptibles debajo del velo.

Corradini murió (1.752) sin completar su trabajo, por lo que un escultor hasta aquella fecha desconocido, llamado Giuseppe Sanmartino, se hizo cargo de la escultura a medio hacer de Corradini, aplicando su propio estilo. La finalización magistral del Cristo Velado le valió a Sammartino el reconocimiento de las más importantes iglesias napolitanas.

Además del Cristo velado, la capilla «Cappella Sansevero» también contiene otra de las esculturas de Antonio Corradini: Pudicizia (también conocida como «Verdad velada» y «Modestia»). Completada en 1.752, Modestia fue la última de la serie de desnudos femeninos velados de Corradini, un tema que desarrolló y refinó a lo largo de su carrera.

Naples - The Veiled Truth by Nomadic Vision Photography
Modestia de Antonio Corradini.

Su dominio del mármol se ve en la representación cada vez más hábil de tela aparentemente ingrávida y transparente envuelta sobre la carne humana.

En Modestia, la figura está cubierta por un gran velo que cubre la totalidad del cuerpo, acentuando sus senos, pero también cubriendo su área púbica para que no fuese una representación que se pudiese considerar abiertamente sexual en aquellos tiempos.

Otra obra maestra de la capilla, conocida como «Liberación del Engaño» (Il Disinganno), representa a un pescador enredado en su propia red. La escultura fue tallada en una sola pieza de mármol.


Liberación del Engaño de Francesco Queirolo.

Como una alegoría de un hombre liberado de sus pecados, algunos consideraban que Il Disinganno era imposible de completar, y solo Francesco Queirolo, su autor, aceptó intentarlo. Según los informes, Queirolo tardó siete años en completar la escultura.

Además de estas delicadas esculturas de mármol, en el sótano de la capilla hay dos modelos conocidos como «máquinas anatómicas» (macchine anatomiche) que muestran una compleja y delicada red de arterias, venas y capilares de diferentes grosores, colores y longitudes. Los huesos, reales, se mantienen unidos con alfileres, clavos y alambres de metal. Los cráneos de las figuras se cortaron y se colocaron bisagras a ambos lados para poder abrirlos y verlos por dentro, donde también está presente una compleja red de vasos sanguíneos.

Los detalles excepcionales en la reproducción del sistema de vasos llevaron a rumores de que Sansevero inyectó un compuesto a base de mercurio en el torrente sanguíneo de dos de sus sirvientes mientras aún estaban vivos, haciendo que su sangre se convirtiera en metal, preservando así su sistema circulatorio.

Los huesos son reales, pero los vasos sanguíneos son alambres de metal, cera y seda de colores, una técnica común a los estudios anatómicos de la época. La precisión del sistema circulatorio humano en estos modelos del siglo XVIII, en vista del nivel de conocimiento de la época, es digna de elogio.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *