¿Cómo eran las cárceles giratorias?

Algunos problemas requieren soluciones ingeniosas. Y la cárcel giratoria no fue un buen ejemplo.

William Brown y Benjamin Haugh, dos ingenieros estadounidenses, diseñaron un novedoso sistema que consistía en un bloque de células cilíndricas dividido en varios sectores, cada uno de los cuales funcionaba como celdas individuales. Esta estructura se rodeaba por una jaula circular de hierro con una sola abertura.

Todo el bloque estaba montado en una columna central, de modo que se podía girar mientras la jaula permanecía parada, permitiendo que los prisioneros entrasen y saliesen de una celda únicamente cuando dicha celda estuviese alineada con la puerta única. La idea era, en palabras de Brown y Haugh, era…

«…crear una cárcel en la que los prisioneros pudieran ser controlados sin la necesidad de contacto personal entre ellos, ni con el carcelero o guardia»

Squirrel cage jail model

La respuesta a por qué Brown y Haugh tomaron la ruta complicada y eligieron rotar las celdas en lugar de la jaula circular es un misterio. Sin embargo, el diseño fue ampliamente adoptado y la primera cárcel rotatoria se construyó en Crawfordsville, Indiana, en 1882. Tenía 16 celdas en dos niveles, cada uno con 8 celdas.

Squirrel Cage Jail in Council Bluffs, Iowa

Escapar de aquellas celdas era prácticamente imposible, ya que solo había que custodiar una puerta, por lo que una única persona era suficiente para proteger cada nivel. El sistema también era inusualmente ágil y los engranajes estaban tan bien engrasados ​​que una sola persona podía girar todo el bloque con la ayuda de una manivela.

La cárcel rotatoria tenía otras características que fueron un lujo inusual en aquel momento, como un sistema de ventilación que permitía el flujo libre de aire a través de las celdas, celdas calientes durante el invierno, plomería y baños interiores en cada celda e inodoros con descarga. Se construyeron hasta 16 cárceles rotatorias en todo Estados Unidos, pero principalmente en el medio oeste. A veces se les llamaba «jaulas de ardillas» o «ruedas de hámster».

Squirrel Cage Jail

Las cárceles rotativas tenían muchos problemas de diseño. Por ejemplo, en caso de incendio, no sería posible evacuar a los internos lo suficientemente rápido, ya que solo se podía abrir una celda a la vez. Y aunque no hay registros de tal tragedia, las lesiones en las extremidades fueron rutinarias cuando los brazos y las piernas de los prisioneros quedaban atrapados entre las barras durante el giro del cilindro. Éste y otros problemas mecánicos dieron como resultado la desaparición de las cárceles rotatorias y, en la década de 1.930, casi todas fueron derribadas.


Vista de la columna que soportaba los los bloques de celdas.

Actualmente, solo cuatro cárceles giratorias se encuentran en pie, y únicamente la cárcel «Montgomery County Jail and Sheriff’s Residence» en Crawfordsville, aún rota. Estas cuatro cárceles son ahora museos.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *