Castellfollit de la Roca, España

Castellfollit de la Roca es uno de los pueblos más pintorescos de la comunidad autónoma de Cataluña, en España. El pueblo está situado en una estrecha franja de roca basáltica, apenas con espacio para dos casas a lo ancho, en lugares que se elevan hasta una altura de 50 metros y que se entienden por 1 kilómetro.

Esta pequeña área urbana es rodeada por la confluencia de los ríos Fluvia y Toronell, entre los cuales se sitúa el espectacular acantilado de basalto donde se levanta la ciudad. Con una superficie de menos de 1 kilómetro cuadrado, Castellfollit de la Roca es uno de los pueblos más pequeños de España. La vista que ofrece la iglesia junto a las casas en la altura al borde del precipicio, es una de las más fotografiadas, además de ser la imagen más popular de esta región.

El peñasco de basalto, donde la ciudad se sitúa, se formó como resultado de la acción erosiva de los ríos Fluvia y Toronell, sobre los restos de los flujos de lava de erupciones volcánicas que tuvieron lugar aquí hace miles de años. La lava, una vez solidificada, se convirtió en basalto, una dura roca que adopta diferentes formas dependiendo de los procesos de enfriamiento, contracción y división de la lava.

El acantilado es el resultado de dos coladas de lava: la primera tuvo lugar hace 217.000 años, y se originó en el área de la aldea de Batet. La segunda, se produjo hace 192.000 años.

Castellfollit de la Roca tiene sus orígenes en la época medieval y consiste en plazas y calles oscuras y estrechas. Al final del acantilado se encuentra el mirador Josep Pla que ofrece un panorama espectacular. A uno de los lados se encuentra la antigua iglesia de Sant Salvador, que data del siglo XIII.

Cerca de la zona, donde el Fluvia y el Toronell se encuentran, existe una pequeña área de huertos cultivados por la propia gente del pueblo.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario