Castillo de Ballincollig en Irlanda

Castillo Ballincollig

El castillo de Ballincollig, o lo que queda de él, se encuentra al sur de la ciudad de Ballincollig, en el condado de Cork, en Irlanda.

El castillo fue levantado sobre un afloramiento de piedra caliza y consta de un recinto, más o menos rectangular, con un alto y esbelto torreón de 15 metros de altura en el medio.

Castillo Ballincollig
Vista aérea del castillo de Ballincollig.

Se trata de un castillo normando del siglo XII que fue construido por Sir Robert Coll poco después de la invasión normanda de Irlanda. Lo que más notablemente se puede ver a día de hoy, el torreón, data del siglo XIII.

La parte norte del recinto es la más antigua, ya que en el siglo XVI se amplió hacia el sur para ocupar el resto del afloramiento rocoso sobre el que se sitúa.

torre abandonada
Torre del homenaje del castillo de Ballincollig.

En 1458, el clan Barrett compró el castillo a Robert Coll, un influyente caballero de aquel entonces. La fortaleza se convertiría en el principal bastión de los Barrett hasta principios del siglo XVII, cuando comenzaron a atravesar dificultades financieras.

En 1591, cuando el castillo era gestionado por Edmund Barrett, fue asaltado por su primo, Andrew Barrett, y otros 70 hombres más, quienes se hicieron con el control del castillo. Años después, Edmund llevó a su primo ante los tribunales y se impuso una multa de £20 (unos 23€, 26$) y el encarcelamiento de Andrew Barrett.

torre castillo
Vista superior de la torre.

En el siglo XVII los Barrett, tras pedir varios préstamos, estaban inundados de deudas. Tuvieron que hipotecar el castillo, que finalmente acabó en manos de Sir Walter Coppinger tras £790 (930€, 1.050$). Coppinger se hizo con el castillo y sus tierras.

Ya en 1644 el castillo de Ballincollig fue sitiado y tomado por las tropas de Oliver Cromwell. Un tiempo después, alrededor de 1689, fue guarnecido por Jacobo II durante la Guerra Guillermita de Irlanda.

Tras la derrota en la guerra, el castillo fue desocupado y cayó en mal estado.

castillo ruinas
Castillo de Ballincollig.

Pasaron décadas de olvido y abandono hasta que, en 1857, la familia Wyse reparó la torre del homenaje. Los Wyse añadieron un escudo con el monograma «W» y el año 1857 en una de las paredes de la torre.

En la actualidad, el castillo de Ballincollig es de libre acceso. Se puede subir a la torre, y obtener unas buenas vistas de los campos circundantes, a través de una escalera de caracol de piedra en el interior.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.