Ussé, el castillo que inspiró La Bella Durmiente

Ubicado en el borde del bosque de Chinon y con vistas a las orillas del río Indre, en la comuna francesa de Rigny-Ussé, el siguiente castillo del siglo XV es conocido como Château d’Ussé. El castillo fue construido originalmente en el siglo XI como una fortaleza, pero se desarrolló con el tiempo para convertirse en una joya de la arquitectura del Renacimiento, y más tarde se convirtió en una espléndida casa residencial.

Château d’Ussé ha recibido a muchos invitados famosos entre sus paredes, como Voltaire, Chateaubriand, y Charles Perrault, autor francés que inventó los cuentos de hadas modernos. La estancia de Perrault en el Château d’Ussé fue notable, ya que dice la leyenda del castillo que le inspiró para escribir el cuento de hadas “La Bella Durmiente”.

El castillo original fue construido en piedra y madera por el temible guerrero vikingo Gelduin I, alrededor del año 1.000 después de Cristo. Con el tiempo, el castillo perdió su papel militar y se convirtió en una elegante residencia. La familia Espinay compró el castillo en el siglo XV y llevó a cabo modificaciones en estilo renacentista italiano. La familia permaneció residiendo en el castillo durante dos siglos.

En el siglo XVII, el castillo pasó a ser propiedad de Luis Bernin de Valentinay, que modernizó y embelleció la residencia, y también creó un jardín de 600 hectáreas diseñado por el famoso arquitecto paisajista de Versalles, Le Nôtre. Fue entonces cuando Perrault y Voltaire llegaron a Ussé como invitados. Se dice que Perrault fue hipnotizado por el castillo cubierto de hiedra que parecía asomar por arte de magia de los árboles del bosque de Chinon.

El castillo es ahora propiedad de la familia Blacas d’Aulps, los descendientes de la duquesa de Duras Douairière, que compraron el castillo en 1.802. Una gran parte del castillo está amueblado con muebles y tapices del siglo XVIII, y esto ha sido ampliando y embellecido por sucesivas generaciones. Durante las últimas dos décadas, el castillo ha estado lleno de maniquíes vestidos con trajes de época del siglo XVIII. A los maniquíes se les cambian los trajes cada año para mostrar cómo ha cambiado la moda durante el curso del siglo.

La conexión de “La Bella Durmiente” no se ha perdido. El castillo cuenta con habitaciones especialmente decoradas, algunas con las principales escenas del cuento que inspiró. El bautizo de la joven princesa, el terrible momento en que se pincha el dedo con el huso, y el momento en que se despertó por el Príncipe Azul, están bellamente reproducidos con figuras realistas.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario