Castillo de Colditz, en Alemania

Este campo de prisioneros, que los alemanes consideraban inexpugnable, sufrió más de 30 escapes exitosos.

Sobre la pequeña y modesta ciudad de Colditz, en el estado alemán de Sajonia, se encuentra un castillo renacentista con una historia colorida pero sombría. Construido en la Edad Media por el rey alemán Enrique III y habiendo sido el hogar del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, el castillo ganó gran fama internacional a lo largo de su historia y se convirtió en un campo de prisioneros de guerra durante la Segunda Guerra Mundial.

Colditz

El castillo de Colditz se ubica en la cima de un empinado acantilado de 70 metros sobre el río Mulde, en el corazón del antiguo territorio nazi. Durante su auge, las SS convirtieron las fortaleza en una prisión de alta seguridad que los alemanes consideraban inexpugnable. Conocido como Oflag IVc (campo de oficiales IVc), el campamento contenía principalmente oficiales aliados de alto rango y aquellos que habían escapado repetidamente de otros campamentos menos seguros.

Colditz castle

Debido a sus impenetrables paredes de dos metros de espesor, a los acantilados empinados que rodean la fortaleza y al hecho de que había más guardias que reclusos, se creía que los prisioneros de Colditz nunca escaparían. Sin embargo, siglos atrás ya se desarrollaron técnicas de escape intrincadas con ingeniosas y sofisticadas estrategias.

Fortress Colditz

Desafortunadamente para los alemanes, se hicieron 300 intentos de escape del castillo durante la guerra, de los cuales más de 30 tuvieron éxito. Las estrictas medidas adoptadas no tuvieron en cuenta el coraje puro y la astucia de los oficiales encarcelados. Cavaron túneles, se cambiaron de ropa, construyeron un planeador… los guardias tenían que permanecer constantemente atentos a cualquier movimientos. Las memorias de los prisioneros que escaparon inspiraron docenas de películas, programas de televisión, videojuegos e incluso juegos de mesa.

Colditz castle

Anteriormente, desde 1.829 hasta 1.924, el castillo de Colditz fue un sanatorio exclusivo para personas de clase alta. Con el paso de los años, el castillo aceptó a todo tipo de pacientes durante períodos de guerra. Existe una leyenda negra en la que se afirma que hasta 912 pacientes murieron en el castillo por estar mal alimentados.

Schloss / Colditz

El castillo de Colditz, habiendo recibido a decenas de emperadores germanos durante sus inicios, se encuentra aproximadamente a 1 hora desde Dresde y a unos 50 minutos desde Leipzig. Hay una conexión ferroviaria a la ciudad. El castillo y su museo están abiertos todos los días (excepto los días festivos) y ofrecen visitas guiadas en alemán e inglés.

Castillo de Colditz en el mapa


Recorriendo el castillo de Colditz











Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *