¿Qué ver en el castillo de Hohenwerfen? Una excursión desde Salzburgo, Austria

Ubicado a aproximadamente 40 kilómetros al sur de la ciudad de Salzburgo, en Austria, el castillo de Hohenwerfen se asienta firmemente sobre la cima de un acantilado a 155 metros de altura, en la montaña Hochkönig, y observa con calma la vida de los austríacos a su alrededor.

A lo largo de sus casi 1000 años de historia, el castillo de Hohenwerfen se vio envuelto en al menos una docena de reconstrucciones, un gran incendio e incluso llegó a albergar una instalación de capacitación del NSDAP (partido nazi) durante la Segunda Guerra Mundial.

castillo salzburgo
Castillo de Hohenwerfen al sur de Salzburgo, en Austria.

Hoy en día vale la pena venir hasta Hohenwerfen para contemplar sus enormes muros de piedra, puentes levadizos, una antigua capilla, así como disfrutar de vistas vertiginosas del valle, el río Salzach y las montañas que le rodean y crean un paisaje de prístina belleza.

Historia

La historia del castillo de Hohenwerfen comenzó en el año 1075, cuando el arzobispo Gebhard de Salzburgo mandó la construcción del castillo. El castillo fue levantado entre el 1075 y 1078.

Gebhard de Salzburgo

En aquella época, el arzobispo Gebhard mostró su apoyo al Papa Gregorio VII en el conflicto de la investidura contra el Rey Enrique IV. Sin embargo, aquello provocó que los fieles al rey destruyeran todo arzobispado que se encontrasen en su camino. De esta manera, Gebhard mandó construir un castillo para proteger los tesoros de la iglesia.

Lo hizo a unos 40 kilómetros al sur de Salzburgo, ya que de esta manera también podría vigilar un paso alpino estratégico, controlando así a todo aquel que tomase el camino en dirección a la ciudad.

Gebhard murió en el castillo de Hohenwerfen el 15 de junio de 1088.

Reformas

patio castillo
Vista aérea del castillo de Hohenwerfen.

Cinco siglos después de su levantamiento, la fortaleza fue reconstruida y ampliada y, un siglo después, se equipó con torres, una batería de cañones y un tanque de agua.

Posteriormente el castillo fue reformado en varias ocasiones más, hasta el siglo XVII, cuando comenzó a deteriorarse y caer en el olvido.

Una nueva reforma se llevó a cabo entre 1824 y 1833 por Juan de Habsburgo-Lorena. Y, en 1898, Eugenio de Austria se hizo con la propiedad del castillo.

Por desgracia, un incendio en 1931 destruyó gran parte de Hohenwerfen. Eugenio de Austria tuvo que vender buena parte de su colección de obras de arte para poder hacer frente a la reforma de un edificio prácticamente destruido. Sin embargo, Eugenio terminó vendiendo el castillo en 1938 al Reichsgau de Salzburgo.

En poco tiempo el castillo albergó una oficina del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP, o partido nazi).

Tras la Segunda Guerra Mundial, el castillo pasó a manos del estado de Salzburgo y comenzó la última gran reforma, la que llevó a Hohenwerfen a abrir sus puertas al público en 1987.

Qué ver en el castillo

Cuatro puertas conducen dentro del castillo de Hohenverfen y, para llegar al patio central y al bastión, hay que atravesarlas todas. Una vez en el corazón de Hohenverfen, llama la atención el propio bastión que protege la parte este del castillo.

torre del reloj
Torre del castillo.

Como parte más alta del castillo, se alza una poderosa torre redonda en el ala sur de Hohenverfen. Durante muchos siglos, esta enorme torre sirvió como mazmorra y, a día de hoy, en la pared de su celda se puede leer el dicho filosófico "el amor es el comienzo del sufrimiento", que fue escrito por uno de los que allí quedaron encerrados.

En la capilla del castillo, sin duda vale la pena ver la estatua de la Virgen María con su niño del siglo XV. Este es uno de los elementos más antiguos de Hohenverfen y uno de los pocos componentes de la decoración que no se vio afectado por el fuego de 1931.

Por otra parte, en el arsenal del castillo nos podemos hacer una idea de las armas que se utilizaron para defender el castillo en diferentes momentos de la historia. Además se puede ver una exposición interactiva dedicada a 700 años de la historia de armas.

El castillo de Hohenverfen también alberga un museo en el que se puede descubrir todo sobre las complejidades de las aves. También se hacen exhibiciones con aves.

Información práctica

Dirección del castillo de Hohenverfen: Burgstraße 2, 5450 Werfen, Austria.

Cómo llegar al castillo de Hohenverfen: Una de las mejores maneras de llegar al castillo es desde Salzburgo, en el tren suburbano S-Bahn (línea verde, S3), saliendo de la estación de Salzburgo que más nos convenga con dirección a la estación de Pfarrwerfen. El tiempo de viaje hasta la estación de Pfarrwerfen es de aproximadamente 45 minutos desde el centro de Salzburgo.

Desde la estación de Pfarrwerfen hasta los pies del castillo de Hohenverfen hay alrededor de media hora a pie.

Se puede subir hasta lo más alto del promontorio rocoso sobre el que se asienta el castillo en unos 15 minutos. También hay un funicular de pago para subir directamente al castillo.

funicular castillo
Vía del funicular que lleva directamente al interior del castillo.

Horario de apertura del castillo: de 9:00 a 17:00 en verano y de 9:30 a 16:00 en invierno (cerrado los lunes de abril). Desde principios de noviembre hasta finales de marzo, el castillo permanece cerrado.

Precio de la entrada al castillo: 12€ entrada general.
Precio de funicular + entrada al castillo: 16€.
*Horarios y precios para fecha de publicación del post.






Entradas relacionadas

Subir