Castillo de Hohenzollern, en Alemania

El magnífico castillo de Hohenzollern se alza orgullosamente en la cima de la colina del mismo nombre, la cual se eleva casi 900 metros sobre un valle a escasos metros del centro de Hechingen, en el estado de Baden-Württemberg, Alemania.

Las murallas y torres medievales de la fortaleza, combinadas con torres y torretas de estilo neorromántico, otorgan al castillo un atractivo peculiar. El castillo parece haber sido sacado de las ilustraciones de cuentos de hadas infantiles, de reyes y princesas que esperan a sus amados y amadas.

Castillo de Hohenzollern

El actual castillo de Hohenzollern se sometió a tres etapas de construcción. En el siglo XIII era una confiable fortaleza militar. Posteriormente, en el siglo XV, la Casa de Hohenzoller, para fortalecer su seguridad, erigió un segundo castillo renovado que jugó un papel importante en su destino durante la Guerra de los Treinta Años. El tercer castillo fue erigido ya en el siglo XIX, con la participación directa del rey de Prusia, Federico Guillermo IV.

Hohenzollern

A diferencia de otro castillo de fama mundial en Alemania, Neuschwanstein, también un vívido representante del estilo neorromántico y construido en torno al mismo período, el castillo Hohenzollern conservaba elementos de la arquitectura medieval que sus visitantes aún pueden ver. Entre estos lugares destacados del castillo Hohenzollern, se encuentra la capilla de San Miguel, fechada en 1.461, y que, probablemente, se cree que su aspecto a día de hoy es el original. Además de las capillas, la arquitectura única medieval se puede ver en las bodegas y casamatas que se conservan del primer castillo, abiertas al público desde 2.001.

germany

En total, los interiores de este grandioso castillo de Hohenzollern cuentan con 140 habitaciones, entre las que hay una biblioteca decorada con pinturas murales, el Salón del Rey, la sala del “Árbol Genealógico” y el Salón Azul de la Reina. Este último se llama así, porque presenta ejemplos exclusivos de muebles, terminados con cortinas azules, que se combinan con éxito con techos y paredes doradas, talladas y decorados con retratos de reinas prusianas y otros miembros de la realeza.

Hohenzollern Castle

En los pasillos del castillo se ofrece colecciones únicas para la atención de los visitantes. El tesoro real del castillo presenta exhibiciones históricas tales como la corona de Guillermo II de Alemania y objetos personales de Federico el Grande.

castillo Hohenzollern atardecer

Visitando Hohenzollern en días especiales, sus invitados, además de explorar las colecciones y habitaciones, pueden participar en diversos eventos de entretenimiento. A mediados de septiembre en el castillo hay días de cetrería, en agosto hay fuegos artificiales y, en junio, una fiesta de apertura de la temporada de verano. Además, en el teatro de verano, ubicado en el patio del castillo, se representan obras de Shakespeare durante todo el año.

 

Historia del castillo de Hohenzollern


Hohenzollern Castle

La primera mención histórica del castillo de Hohenzollern (“Castro Zolre”) data de 1.267. La fecha exacta de la construcción del castillo, sus dimensiones originales y la situación, se desconoce, pero probablemente el levantamiento del castillo original tuvo lugar en la segunda mitad del siglo XI. Por otro lado, se sabe que la aparición de la “Casa de Hohenzollern” en las crónicas históricas está fechada en 1.061.

En el siglo XIII, el castillo de Hohenzollern ya era un extenso complejo, exaltado por los cronistas como el mejor castillo de Suabia. El primer castillo duró hasta 1.423, cuando fue atacado por enemigos de los Hohenzollern, siendo totalmente destruido durante las guerras civiles.

Schloß Hohenzollern

En 1.454 se construyó el segundo castillo, más grande y mejor fortificado. En los años siguientes a las posteriores guerras importantes, como la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) y la Guerra de Sucesión de Austria, el castillo estuvo en el centro de diversos conflictos. La fortaleza, durante dos siglos, cambió de propietarios varias veces, principalmente a lo largo de la línea de los Habsburgo. A finales del siglo XVIII, el castillo permaneció sin dueño y, gradualmente, comenzó su declive.

Hechingen

Federico Guillermo IV era el hijo mayor del rey prusiano Federico Guillermo III. Nació el 15 de octubre de 1795 en Berlín, y el 7 de junio de 1.840 después de la muerte de su padre tomó el título de monarca. Fue rey de Prusia casi hasta su muerte. Federico Guillermo IV fue responsable de grandiosos proyectos de construcción e incluso, cuando era príncipe, soñaba con erigir edificios monumentales. Contactó con varios arquitectos famosos de la época y ayudó a diseñar nuevos edificios notables en Berlín y Potsdam. Uno de aquellos arquitectos célebres fue Friedrich August Stüler, quien tomó parte directa en el trabajo en el último castillo de Hohenzollern. En ese momento, en la cabeza de Stüler había multitud proyectos brillantes que transformaron la apariencia de muchas ciudades alemanas.

Vistas castillo  Hohenzollern

Es posible que la decisión de restaurar el patrimonio de la familia Hohenzollern llegase a Federico Guillermo en 1.819, mientras visitaba el propio castillo. En 1.844, después de convertirse en rey, escribió…

“Los recuerdos del 1.819 años son muy apreciados por mi, especialmente la colorida puesta de sol, como si de un sueño de cuento de hadas, que disfrutamos de uno de los bastiones… ahora este joven sueño se ha convertido en el deseo de hacer el castillo Hohenzollern habitable de nuevo”.

Desde 1.850, Federico Guillermo comenzó a realizar su largo sueño, creando uno de los castillos más impresionantes de Alemania, de estilo neogótico. La parte arquitectónica del proyecto se confió al ya mencionado Friedrich August Stüler. La nueva residencia de los Hohenzollern se abrió el 3 de octubre de 1.867. El nuevo castillo jugó un papel conmemorativo y no sirvió como residencia principal. Solo al final de la Segunda Guerra Mundial se convirtió en un refugio para la familia del último príncipe heredero de Prusia, Friedrich Wilhelm.

Hohenzollern estatuas

Desde 1.952, el príncipe Luis Fernando de Prusia comenzó a actualizar las colecciones interiores del castillo con obras de arte y valores históricos relacionados, como la historia de Prusia y la historia de sus gobernantes. Como resultado de este trabajo, hoy en día, en las galerías y salas del castillo, se pueden ver pinturas de maestros conocidos de las bellas artes como Gerard van Honthorst (pintor holandés del siglo XVII), Antoine Peng (pintor de cámara de la corte real de Prusia del siglo XVIII), Antón Alexander von Werner (artista alemán de finales XIX a principios del siglo XX) y Franz Seraph Lenbach (pintor alemán del siglo XIX y representante de la escuela de pintura de Munich), así como muestras de artilugios de oro y plata creados por maestros de la fundición artística entre los siglos XVII y XIX.

Hohenzollern castillo Alemania

El 3 de septiembre de 1978, como resultado de un terremoto, el castillo de Hohenzollern sufrió daños significativos, por lo que durante varios años permaneció cerrado para la reconstrucción. Actualmente, el mantenimiento del castillo, así como su protección y restauración, están financiados por la venta de entradas. Cada año, el castillo es visitado por 300.000 provenientes de todo el mundo.

Castillo de Hohenzollern en el mapa


Castillo de Hohenzollern desde el aire














0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario