Castillo de Tarasp en Suiza

El castillo de Tarasp se sitúa en la cima de una montaña a 100 metros de altura, en el cantón de los Grisones, en Suiza. Domina el majestuoso paisaje por encima de la llanura entre coloridas montañas y un pequeño pueblo a sus pies.

Con razón, el castillo de Tarasp es el más poderosos de los edificios históricos de los Grisones.

Schloss Tarasp

El castillo de Tarasp fue probablemente construido entre finales del siglo X y principios del siglo XI. El nombre del castillo proviene de «terra aspera» o «tierra salvaje», que puede referirse a las tierras del valle del río Eno (Inn). Este nombre surgió en el año 1.089, cuando Ulrich von Tarasp fue mencionado en un mandato papal del obispo de Chur.

Schloss Tarasp

Alrededor de la misma época, la familia Tarasp fundó el monasterio de Scuol, que posteriormente se trasladó a la abadía de Marienberg como parte de un programa para crear una baronía en un antiguo y despoblado valle de alta montaña. En aquellos tiempos el castillo de Tarasp consistía en una muralla que encerraba una capilla con un campanario, el cual también sirvió como torre de vigilancia.

Schloss Tarasp

En 1.160 Ulrich II donó su parte del castillo al obispo de Chur. Sin embargo, su sobrino y copropietario Gerhard, con el apoyo del conde del Tirol, se apoderaron del castillo y expulsaron a las tropas del obispo en 1.163. El obispo, junto con Ulrich von Tarasp y su primo Egino von Matsch, asediaron el castillo, obligando a Gerhard a retirarse. El castillo quedó en manos del obispo, pero Gerhard y sus descendientes mantuvieron la fortaleza como su feudo. Fue parte de un trato en el que constaba que si Gerhard moría sin heredero, el castillo quedaría totalmente en poder del obispo.

Schloss Tarasp

En 1.170 Gerhard murió de una manera violenta. Su último heredero masculino, Ulrich, también murió 7 años más tarde, en 1.177. De esta manera el castillo de Tarasp pasó a manos del obispo, mientras que la familia de Matsch heredó la abadía. En 1.200 el obispo designó a la familia Reichenberg como representante del castillo de Tarasp. En 1.239 Swiker von Reichenberg, ignorando al obispo, vendió el castillo a Albert del Tirol. A partir de 1.273, los miembros de la familia Matsch se convirtieron en los vasallos del Tirol.

Schloss Tarasp / Tarasp Castle

La familia Matsch se mantuvo en el castillo de Tarasp durante aproximadamente un siglo y medio. Cuando las tierras de los condados de Tirol fueron heredadas por los duques de Austria, los Matsch se convirtieron en vasallos de Habsburgo. En 1.422 Frederick VII de Toggenburg heredó el castillo a través de su esposa Elisabeth von Matsch, pero cuando él murió en 1.436, volvió a manos de la familia Matsch.

En 1.464 Ulrich IX von Matsch vendió el castillo a Sigmund de Austria, lo que provocó un levantamiento en la Baja Engadina. Mientras que los austriacos fueron capaces de mantener el control sobre la región, las relaciones se mantuvieron tensas entre el castillo y los lugareños, quienes se negaban a reconocer la autoridad de Austria. Cuando la Reforma Protestante fue adoptada en Engadina, la situación empeoró.

En 1.548, y de nuevo en 1.578, los lugareños protestantes atacaron e intentaron hacerse con el control del castillo de Tarasp. A pesar de las fortificaciones adicionales, en 1.612 consiguieron con éxito asaltar y quemar el castillo. Más tarde, en 1.625, un rayo provocó un nuevo incendio en la fortaleza, causando la muerte a la hija del representante austriaco del castillo.

Engadin 2010

Durante los siglos siguientes, el castillo de Tarasp fue ocupado por varios administradores, pero siempre permaneciendo bajo control austriaco. En el siglo XVIII Tarasp quedó como el único territorio austriaco en Suiza. A lo largo de este período, el castillo fue ampliado y renovado en varias ocasiones, quedando como lo vemos hoy en día.

Después de la invasión francesa de Suiza y la creación de la República Helvética, en 1.803 el castillo de Tarasp fue arrebatado a los austriacos y cedido a la República. Pocos meses después, cuando la República se derrumbó, el castillo fue entregado al recién creado cantón de los Grisones. Después de 1.815 el castillo fue abandonado y rápidamente quedó en ruinas.

Tarasp Castle in the Sunset

Inicialmente, el cantón de los Grisones planeó convertir el castillo en una prisión, pero finalmente renunció a la idea por ser demasiado cara y comenzó a buscar un comprador. La familia von Planta compró el castillo en 1.856 y comenzó con su reparación, empezando por los dañados techos de sus edificios. En 1.900 el castillo fue comprado por Lingner de Dresde, quien restauró el castillo durante una década, desde 1.906 hasta 1.916. Después de su muerte, el gran duque Ernest Ludwig von Hessen heredó el castillo de Lingner.

Schloss Tarasp Musikzimmer
Interior del Castillo de Tarasp.

El Castillo de Tarasp se convirtió en un museo en 1.919 y en 2.004 la familia von Hessen anunció su deseo de vender la propiedad. En 2.008 el municipio de Tarasp acordó estudiar su compra y, poco después, convirtió el castillo en una atracción cultural y turística.

Castillo de Tarasp nevado
Castillo de Tarasp nevado.

En 2.010 se creó una fundación para buscar fondos y administrar el castillo después de su compra. En 2.015 el artista suizo Not Vital anunció que compraría el castillo. En marzo de 2.016 Not Vital adquirió el castillo de Tarasp y, en la actualidad, permanece en su poder.

Castillo de Tarasp en el mapa


Castillo de Tarasp desde el aire











Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *