Castillo de Wewelsburg y el ocultismo de Himmler, en Alemania

En 1.933 Heinrich Himmler firmó un contrato de arrendamiento de 100 años para el castillo de Wewelsburg, el cual se construyó en el siglo XVII como residencia de Teodósio de Fürstenberg.

En el momento en el que Himmler entró al castillo, el interior de la fortaleza estaba muy dañado. Sin embargo, vio el potencial de un castillo de base triangular ubicado en la cima de una colina de Wewelsburg, en el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia. Himmler decidió utilizarlo como una instalación de entrenamiento para las SS.

Castillo de Wewelsburg

Muchos líderes nazis prominentes recurrieron a la mitología y leyendas para influir en sus planes de dominar el mundo. El mismo Himmler estaba fascinado por las profecías y los poderes mágicos. Desesperado por crear un medio para enseñar estos valores a los soldados de las SS, Himmler comenzó a trabajar para transformar a Wewelsburg en un centro de entrenamiento no militar centrado en rituales paganos y ocultos.

En sus sueños estaba la transformación de Wewelsburg en el centro del mundo.

Castillo de Wewelsburg

Himmler consideraba a Wewelsburg como el castillo del Santo Grial y creía que cuando los nazis fueran los gobernantes de todo el mundo, los artefactos del castillo irradiarían poder mágico. Así, se invirtió mucho esfuerzo en la adquisición de artefactos como la «Lanza del Destino», que supuestamente indicaba a Hitler su futuro.

Wewelsburg

Junto con artefactos de todo el mundo, en los que trabajaban las SS, el castillo de Wewelsburg se convirtió en el centro de una serie de rituales paganos liderados por Himmler. Y aunque la naturaleza exacta de los rituales es desconocida, en esta fortaleza se llevaron a cabo ritos similares al bautismo. Además, la antigua cisterna del castillo se convirtió en una cripta para rituales.

Cripta Wewelsburg
Cripta del castillo de Wewelsburg.

Después de que los Aliados tomasen el control del castillo de Wewelsburg, también se descubrió una mesa redonda con 12 sillas, una clara referencia al Rey Arturo y sus caballeros.

Patio Wewelsburg

Durante 12 años, mientas las SS controlaban Wewelsburg, el castillo estuvo lejos de completarse y, de hecho, los ambiciosos planes de Himmler nunca se completaron. Himmler esperaba diseñar un castillo con una fortificación circular alrededor de la colina y un foso gigante. Para crear el foso, las SS ordenaron evacuar la ciudad circundante para inundar todo el valle alrededor de Wewelsburg.

wewelsburg castle - SS wall plaques
Placas en los muros del castillo de Wewelsburg.

Debido a la enorme cantidad de trabajo, Himmler también creó su propio campo de concentración privado, compuesto principalmente por criminales, prisioneros de guerra y gitanos, que fueron utilizados como esclavos para restaurar el castillo. En el campamento, llamado Niederhagen, se mantuvo a 4.000 personas, de las cuales más de la mitad murieron.

Museo castillo de Wewelsburg
Imagen expuesta en el museo del castillo de Wewelsburg.

Desde que los nazis perdieron la guerra, Himmler ordenó que el castillo fuera demolido y que todo se quemara por dentro. Y aunque gran parte del interior fue destruido, las paredes exteriores se conservaron bien, por lo que Wewelsburg se pudo convertir en un museo para reflexionar sobre los horrores del régimen nazi y el extraño plan de dominación mundial de Himmler.

Wewelsburg Castle

Hoy en día, Wewelsburg no está entre los castillos más famosos de Alemania, pero tiene una historia interesante que atrae a miles de turistas cada año.

Castillo de Wewelsburg en el mapa


Recorriendo el castillo de Wewelsburg











Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *