Las Catacumbas de Odessa, en Ucrania

Debajo de la ciudad de Odessa, en Ucrania, existe una extensa red de túneles, en lo que se cree que es el sistema de catacumbas más grande en el mundo. En gran parte no explorado y “esparcido” al azar por debajo de la ciudad, el enorme laberinto de pasajes subterráneos se extiende por más de 2.500 kilómetros. Si las catacumbas se presentasen en una línea recta, los túneles llegarían hasta París. Por cierto, París es también el lugar donde se encuentran las segundas catacumbas más grandes del mundo, pero las de Odessa son cinco veces más grandes que las de París.

Es difícil saber la fecha en la que se excavó la primera catacumba en Odessa, pero lo que sí se sabe es que se ampliaron en gran medida a partir de finales del siglo XVIII, cuando Catalina la Grande ordenó la construcción de una nueva ciudad portuaria junto al mar. Una cantidad increíble de actividad minera se llevó a cabo para extraer piedra caliza necesaria para la construcción de la ciudad. Los túneles se excavaron a más de 30 metros de profundidad, en tres niveles diferentes. Cuando los túneles se quedaban sin piedra caliza, se excavaban nuevos, y fue a través de este proceso mediante el cual una intrincada red de túneles comenzó a tomar forma.


Plano de una sección de las catacumbas de Odessa.

La minería continuó a lo largo de todo el siglo XIX y XX, hasta el estallido de la revolución rusa de 1.917. En aquel entonces, las minas cayeron en manos de delincuentes y vagabundos que comenzaron a usar los túneles para reuniones y contrabando de mercancías. Hubo un tiempo en el que estos oscuros y sucios túneles incluso fueron utilizados por los comerciantes de esclavos.

Cuando los nazis llegaron a Odessa y comenzaron a masacrar a la población de la ciudad, las catacumbas sirvieron de escondite para los partisanos soviéticos. Los escondites fueron convertidos en espacios confortables por los guerrilleros posteriormente. Había salas de recreación donde los hombres jugaban a las damas, ajedrez o dominó. Las habitaciones del alojamiento estaban divididas por estantes, durmiendo en un lado los hombres y en el otro las mujeres. Las cocinas estaban equipadas con estufas y el humo se ventilaba hacia cámaras vacías. Hubo incluso un hospital y un quirófano.

Algunos de los túneles se han reconstruido hoy en día, lo que permite a los visitantes ver las condiciones exactas en las que los partidarios vivían. En el “Museo de la gloria partidista”, cerca Nerubayskoye, hay una sección kilométrica de catacumbas con maniquíes, trajes y armas de la Segunda Guerra Mundial.


Entrada al “Museo de la gloria partidista” en las Catacumbas de Odessa.

En este misterioso laberinto bajo el suelo, existen más de mil entradas conocidas que llevan a cuevas ocultas, donde los exploradores modernos descubren rutinariamente artefactos centenarios tales como monedas, herramientas, ropas, utensilios de cocina y rifles de la Segunda Guerra Mundial entre otros.

Hay que recordar que entrar en los túneles sin guía es extremadamente peligroso. Es fácil adentrarse en la oscuridad y nunca regresar.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario