El cementerio judío “multicapa” de Praga

En el pasado, cuando un cementerio se quedaba sin espacio y no había más tierra en la que expandirse, un nuevo cementerio era “creado” por capas sobre las viejas tumbas. Esto fue lo que sucedió en el Viejo Cementerio Judío, en el barrio judío de Praga. Pero aquí no es que hubiese una capa extra, o incluso dos, llegó a tener hasta doce capas.

El Viejo Cementerio Judío es uno de los cementerios judíos supervivientes más antiguos del mundo. Fue fundado a principios del siglo XV. La lápida más antigua data del año 1.439, mientras que el último entierro tuvo lugar en 1.787. Entre estos dos entierros, un período de aproximadamente 350 años, más de 100.000 personas fueron enterrados aquí, apiladas una encima de otra, formando hasta doce capas de profundidad.

En aquellos tiempos, a los judíos de Praga no se les permitía enterrar a sus fallecidos fuera del barrio judío de Josefov. Y a pesar de que el cementerio fue ampliado en varias ocasiones en el pasado, la zona quedó totalmente insuficiente para la comunidad judía. La fe hebrea también prohibía el movimiento de lápidas, así que cuando el cementerio se quedó sin espacio y la compra de tierras extra era imposible, más capas de suelo se colocaron sobre las tumbas existentes. Las viejas lápidas se sacaron de la tierra y se colocaron en una nueva. Hoy en día hay 12.000 lápidas visibles en el cementerio luchando por un espacio.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario