El surgimiento de los cementerios verticales

Según datos del PRB, hay aproximadamente 101 mil millones de personas muertas en la tierra y se estima que 7 mil millones más aumentarán esta cifra para el próximo siglo. Dado que las personas fallecidas superan con creces a las vivas, no es de extrañar que el espacio en los cementerios se haya convertido en una prioridad.

Muchos países europeos han estado reutilizando tumbas durante siglos. En el antiguo cementerio judío de Praga, cuando se agotó el espacio, se colocó una nueva capa de tierra encima de las tumbas existentes para dar cabida a nuevos cuerpos. Cuando el último entierro tuvo lugar allí en 1.787, ya había doce capas de tumbas apiladas una encima de la otra.

Cementerio en terrazas
Cementerio en Hong Kong construido en una colina con terrazas.

En Noruega, en lugar de acumular cadáveres en capas, se excavan tumbas cada dos décadas. Las autoridades creen que es un tiempo suficiente para que los cuerpos se descompongan. Algunos cementerios incluso crean ataúdes con una solución de piedra caliza para acelerar la descomposición.

Noruega no está sola en esto. Inglaterra se está quedando rápidamente sin parcelas funerarias, y un estudio calculó que si los entierros siguen al mismo ritmo que hasta ahora, en el año 2.050 el mundo requerirá 6.500 kilómetros cuadrados de tierra para entierros, un área más de cinco veces el tamaño de la ciudad de Nueva York.

Muchos países miran hacia el cielo en lugar de hacia el suelo para encontrar una solución a su problema.

Asia actualmente encabeza la tendencia en los cementerios verticales. En muchas culturas asiáticas, ya existe una tradición de enterrar a los muertos en pagodas de varios pisos. Esto podría haber influido en el diseño del cementerio de gran altura tipo pagoda de Tainan, en Taiwán, que recibe el nombre de “Lung Yen Life Service”. En Hong Kong, los cementerios a menudo se construyen en las laderas de las colinas para ahorrar espacio. En Japón, un hombre de negocios incluso ha abierto un “hotel” para los muertos, donde las familias en duelo pueden “guardar” temporalmente los cadáveres mientras esperan su turno en la cola de uno de los crematorios con exceso de trabajo de la ciudad.

Pokfulam Cemetery
El cementerio Pok Fu Lam en Hong Kong.

A quiet place

DSC_7752_HDR

DSC_7641_HDR

DSC_7738_HDR

Forgotten Ashes
Un cementerio apilado en Manila, Filipinas.

Un claro ejemplo de cementerio vertical es el Memorial Necrópole Ecumênica en Santos, Brasil. Hasta la fecha, tiene 32 pisos de altura y cuenta con espacio para albergar los restos de 25.000 personas. Cuando se construyó en 1.983, era solo un pequeño edificio, pero la demanda de espacio para las tumbas era tan grande que siguieron añadiendo pisos adicionales hasta que se convirtió en el cementerio más alto del mundo. Cada piso contiene 150 tumbas equipadas con un sofisticado sistema de ventilación y pueden acomodar hasta seis cuerpos. Una vez que el cuerpo se ha descompuesto, lo que generalmente toma alrededor de tres años, la familia del difunto puede hacer que el cuerpo sea exhumado o transferido al osario del edificio.

Además de las tumbas, el edificio tiene salas de vigilia, criptas, mausoleos, una capilla y cafetería. El edificio está rodeado de hermosos jardines, un bosque, una laguna y una cascada.


Memorial Necrópole Ecumênica en Santos, Brasil.


Memorial Necrópole Ecumênica en Santos, Brasil.

Tel Aviv también está construyendo un nuevo rascacielos que dará cabida al Cementerio de Yarkon, con un espacio previsto para 250.000 cuerpos. Para no ofender a los judíos ultraortodoxos, las torres del edificio contendrán tuberías llenas de tierra, de modo que cada capa todavía estará, de alguna manera, conectada al suelo.

Actualmente en construcción, en Mumbai se encuentra otro cementerio vertical. Este rascacielos de aspecto futurista llamado Torre Moksha será el cementerio más alto del mundo, superando al Memorial Necrópole Ecumênica en Brasil, cuando esté terminado. La torre de Moksha proporcionará instalaciones para la cremación y el entierro, así como una torre de silencio en la parte más alta. Incluso con el espacio adicional ofrecido por el cementerio vertical, los diseñadores de esta construcción afirman que los cuerpos solo residirán allí durante 5-10 años, señalando que “la densidad de Mumbai deja poco espacio para los vivos y mucho menos para los muertos“.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario