Cerezo de Al Capone en el hospital Union Memorial de Baltimore

En las inmediaciones del Union Memorial Hospital de Baltimore, en Maryland (Estados Unidos), se encuentra un hermoso cerezo llorón japonés (Prunus pendula). Cada primavera, el árbol estalla en una maravillosa exhibición de flores de cerezo rosa.

Las flores de cerezo, o sakura, representan la belleza, el renacimiento y la mortalidad. E irónicamente, este árbol fue regalado al hospital Union Memorial por el infame jefe de la mafia estadounidense y gángster Al Capone.

a gift from Al Capone: cherry blossoms in bloom outside Union Memorial Hospital
Cerezo llorón regalado por Al Capone (centro de la imagen) al Union Memorial Hospital, acompañado por un «Caponette» (izquierda de la imagen).

Durante su sentencia de 11 años por evasión del impuesto sobre la renta federal, Al Capone pasó más de cuatro años encarcelado en la Penitenciaría Federal de Alcatraz en San Francisco. Mientras estuvo allí, le diagnosticaron sífilis cerebral. La paresia y la demencia resultantes de la neurosífilis empeoraron durante su encarcelamiento y aceleraron su libertad condicional anticipada de la custodia federal el 16 de noviembre de 1939.

Tras la liberación de Al Capone, los funcionarios de la prisión instaron a los miembros de la familia a buscar tratamiento médico para su enfermedad venérea en progreso.

Alcatraz_13
Celda de Al Capone en Alcatraz.

La familia Capone intentó que le admitieran en el Hospital de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, el principal centro de tratamiento para la sífilis terciaria en etapa avanzada. Sin embargo, preocupados por la prensa negativa debido a la notoriedad y el historial criminal de Capone, la junta del hospital se negó a tratarlo.

En cambio, Union Memorial Hospital acordó aceptarle como paciente privado. Inmediatamente después de su liberación de prisión, Al Capone vivió en una suite de dos habitaciones en el quinto piso del hospital con ventanas que daban al área donde ahora crece el cerezo. Union Memorial incluso permitió la asistencia de su séquito, incluidos miembros de la familia, un barbero, degustadores de comida y guardaespaldas. Mientras estuvo allí, fue tratado por el Dr. Moore, un reconocido sifilólogo.

Para agradecer a Union Memorial por el cuidado compasivo y la atención médica que recibió, Al Capone obsequió al hospital con dos cerezos llorones japoneses.

Uno de los árboles se quitó en 1950 para dejar espacio para la construcción de una nueva ala del hospital. El árbol restante sigue en pie, a pesar de una fuerte nevada en febrero de 2010 que partió el árbol por la mitad y causó la pérdida de muchas de sus ramas.

A partir de aquellas ramas caídas se tallaron diferentes formas en ellas y se vendieron para recaudar fondos para el hospital. Ahora, los cerezos llorones más jóvenes en el campus de Union Memorial son esquejes del árbol original. Estos descendientes se conocen cariñosamente como «Caponettes».

En la actualidad, el cerezo de Al Capone continúa floreciendo abundantemente cada primavera.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *