La elección papal más larga de la historia

La atracción principal en la antigua ciudad de Viterbo, en el centro de Italia, es un palacio del siglo XIII construido para servir como residencia de campo para el Papa. El Palazzo dei Papi, o Palacio Papal, también proporcionó a los papas un lugar para escapar cuando las cosas se tornaban violentas en Roma, como lo hacían a menudo debido a la rivalidad entre dos facciones en duelo: los güelfos y los gibelinos.

Una de las grandes salas del palacio, conocida como la Sala del Cónclave, fue la sede de la elección papal más larga de la historia. La elección duró dos años y nueve meses, desde noviembre de 1.268 hasta el 1 de septiembre de 1.271, ya que los veinte cardenales votantes estaban tan divididos por intereses personales y disputas familiares, que no pudieron llegar a un acuerdo.


Palazzo dei Papi en Viterbo.

Cuando el Papa Clemente IV murió el 29 de noviembre de 1.268, el Colegio de Cardenales, formado por los funcionarios más importantes de la Iglesia, se reunió en Viterbo para elegir al sucesor, ya que la tradición dictaba que la elección debía realizarse en la ciudad donde muriese el Papa anterior. Los cardenales comenzaron la elección reuniéndose y votando una vez al día en el Palazzo dei Papi en Viterbo, antes de regresar a sus respectivas residencias. El Colegio de Cardenales en ese momento estaba igualmente dividido entre los cardenales francés e italiano, quienes querían un papa de su propio país. La elección se prolongó durante meses. Tres de los veinte cardenales originales murieron de edad avanzada.

Después de casi un año de indecisión, frustrados por la demora, los ciudadanos de Viterbo, bajo las instrucciones del capitán de la ciudad, Ranieri Gatti, encerraron a los cardenales en el interior del palacio y les obligaron a elegir un nombre. También retiraron el techo del edificio, dejando a los cardenales a merced de los elementos, y redujeron los suministros de alimentos a mero pan y agua. Según algunas fuentes, el techo se volvió a colocar después de que los cardenales amenazasen con poner a toda la ciudad de Viterbo bajo interdicto.

Las acciones drásticas no hicieron absolutamente nada para romper el punto muerto, que se prolongó un año más. Finalmente, en agosto de 1.271, los cardenales decidieron nombrar un comité de seis individuos para negociar un acuerdo. Cuando los seis cardenales no pudieron ponerse de acuerdo sobre la elección de uno de ellos, decidieron mirar fuera de sus filas. Se sugirió el nombre de Teobaldo Visconti, el archidiácono de Lieja, que en ese momento estaba en plena guerra en Palestina, y todos estuvieron de acuerdo. Teobaldo Visconti se convirtió en el Papa Gregorio X el 1 de septiembre de 1.271.


Sala del Cónclave en el Palazzo dei Papi.

Para evitar elecciones más largas, el papa Gregorio X introdujo reglas estrictas: los cardenales debían estar recluidos en un área cerrada y no en habitaciones individuales; no se permitiría a ningún cardenal, a menos que estuviera enfermo, que asistiera con más de dos sirvientes; la comida se suministraría a través de una ventana para evitar el contacto exterior… Después de tres días de cónclave, los cardenales recibirían solo un plato de comida por día. Tras otros cinco días, recibirían únicamente pan y agua. Durante el cónclave, ningún cardenal recibiría ningún ingreso de la iglesia.

Desafortunadamente, el sucesor de Gregorio X, el papa Inocencio V, consideró que las regulaciones eran demasiado estrictas y tendrían que ser eliminadas. Sin embargo, cuando hubo otro punto muerto de dos años tras de la muerte del Papa Nicolás IV en 1.292, el siguiente papa, Celestino V, restauró las regulaciones.


Palazzo dei Papi en Viterbo.

Hoy en día, la elección papal se lleva a cabo en la Capilla Sixtina en el Vaticano. Una vez que el cónclave ha comenzado, los cardenales comen, votan y duermen en áreas cerradas hasta que se elige un nuevo papa. No se les permite ponerse en contacto con el mundo exterior, a excepción de emergencias médicas. Un candidato debe asegurar una mayoría de dos tercios para ser elegido Papa. Si no se obtiene ningún resultado después de tres días de votación, el proceso se suspende por un máximo de un día. Después de otras siete votaciones, el proceso puede ser nuevamente suspendido de manera similar. Si después de otras siete votaciones adicionales no se logra ningún resultado, la votación se suspende una vez más. Después de siete votaciones extra, habrá un día de oración, reflexión y diálogo. En las siguientes votaciones, solo los dos nombres que recibieron la mayoría de los votos en la última votación serían elegibles en una elección de desempate, donde aún se requeriría una mayoría de dos tercios.

Dos veces al día durante el cónclave, sale humo de la Capilla Sixtina que indica si la votación electoral resultó en una elección exitosa. Si el humo es negro, todavía no hubo elección. Si el humo es blanco, significa que se ha elegido un nuevo papa.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *